¿Pero aquí cuándo se duerme?

Uno de los primeros retos del bebé es distinguir el día de la noche. Suele llevarle tiempo, si bien hay niños que empiezan a dormir siete horas del tirón por la noche desde pequeñitos.

Si es tu caso, enhorabuena. Para el resto, no hay que desesperarse, sino saber cómo van a ser los primeros meses y tratar de sacarles partido para encontrar algunas horas de descanso.

Por ejemplo, dividiendo su cuidado entre el papá y la mamá de noche para que uno de los dos duerma, o durmiendo de día cuando lo haga el bebé, o pidiendo ayuda a los abuelos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hasta los 3 meses, los bebés suelen alternar unas pocas horas de vigilia con otras tantas de sueño, tanto de día como de noche. Después las cosas mejoran.

Los recién nacidos duermen unas 17-18 horas al día; los bebés de 6 meses, unas 14-15 horas (9 o 10 por la noche y el resto en siestas); los de 1 año, unas 14 horas (10 u 11 de noche), y los de 2 años, entre 12 y 13.

Para que tu hijo distinga entre día y noche lo antes posible, dale la última toma del día y las tomas nocturnas en un ambiente tranquilo, sin ruidos y casi a oscuras. Las del día dáselas con luz ambiental y el ruido habitual de la casa. En cuanto a las siestas diurnas, puede dormirlas en el salón, sin oscuridad.

Una idea más: en los primeros meses será más cómodo que el niño duerma de noche en la habitación de los papis, pero hacia los 4 meses ya puedes pasarle a su cuarto, si así lo deseas. Así dormirá más tranquilo.

Deja el cuarto casi a oscuras y acuéstalo en su cuna justo antes de que se quede dormido, para que aprenda a dormirse solito. ¡Sigue siempre la misma rutina!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados