Para poder con todo

Si intuyes que las fuerzas te van a fallar, antes de derrumbarte te conviene poner en práctica desde ahora los consejos que te damos a continuación.

  • Intenta buscar ayuda de otras personas, (tu pareja, abuelos, una canguro) y explícales cómo te sientes y cuáles son tus necesidades.
  • céntrate en conocer y alimentar a los mellizos (y en dormir) y deja que los demás hagan la compra, la casa... A la hora de organizaros es mejor que pongas tú las normas; quizá haya algún roce, pero así estarás más calmada.
  • Organiza la casa para tener a mano lo que necesitas (pañales, toallitas...), incluso en dos lugares si es preciso. Esto evita la sensación de agobio.
  • Cuídate y come bien, con regularidad y a base de alimentos saludables. Si das pecho, bebe al día 3 litros de líquidos: zumos, leche, caldo...
  • Reserva 20 minutos al día para ti. Te parecerá imposible, pero no lo es. Delega en otros y ocúpate de algo que te guste.
  • Contacta con mamás que estén en tu situación (en www.partosmultiples.net) para pasear, compartir tus dudas y experiencias...
  • Piensa a largo plazo. Esto no va a durar siempre. Visualiza a tus mellizos con 1 año más, jugando juntos. ¡Nunca les faltará un compañero para entretenerse!

    Lo peor, la falta de sueño

    Este problema, común en mamás recientes, será más acusado en tu caso. El esfuerzo físico del embarazo y el parto ha sido mayor, así que la recuperación será más lenta. Por ello es importante que puedas descansar y reponer fuerzas. Pon en práctica esto:

    • Aprovecha las siestas de los bebés para dormir o reposar. Túmbate nada más acostarlos en vez de ponerte a recoger o a limpiar. Pon tu móvil en silencio. Si no logras desconectar (piensas que los bebés te van a reclamar de un momento a otro), busca a una canguro o a un familiar que los vigile. Así sí podrás conciliar el sueño.
    • Acuerda con tu pareja que se ocupe de alguna de las tomas de la noche. Sácate la leche para que se la dé en biberón o recurre a la leche adaptada.
    • Evita el agotamiento total. Si los días se te hacen una montaña y te levantas sin ánimo, toma una decisión drástica: pide a los abuelos o a los tíos que vengan y escápate dos días con tu pareja. O contrata a una canguro solo para las noches, para poder dormir.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Buenos cuidados