¿Uno para ti y otro para mí? ¿Cómo lo viven las madres?

¿Uno para ti y otro para mí?

En algunas familias se da cierto reparto entre los padres, a veces originado por el sexo, otras veces por el estado de salud: la madre se ocupa del bebé pequeño y frágil, y el papá del más robusto. No es negativo si las circunstancias lo exigen, pero no es lo idóneo. Y no debe perdurar más de lo necesario, ya que es frecuente que se convierta en una costumbre difícil de erradicar (por ejemplo, la niña solo quiere ser atendida por la madre).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A veces este reparto esconde una preferencia: la madre se siente más atraída por uno y el padre justo por el otro. No es tan raro como parece. Vincularse emocionalmente con dos bebés es más difícil que con uno solo, requiere más tiempo y más cuidados.

Es el roce diario el que crea el vínculo, así que conviene cuidar de ambos bebés de un modo equitativo lo más pronto posible, ya que es la mejor garantía para una relación afectiva estable. A su vez, también desde muy pronto hay que procurar pasar tiempo con cada niño por separado. Esto estrecha el vínculo y ayuda a conocerlos mejor. No es fácil y habrá que crear momentos para ello: por ejemplo, con ayuda de los abuelos, que se lleven a uno de los mellizos. El otro, por unas horas, disfrutará de toda la atención paterna, y viceversa.

Cómo lo viven las madres

Según diversos estudios, superadas las primeras semanas la mayoría de madres de mellizos llevan bien la situación. Encuentran una fuerza interior inesperada, seguramente porque cuidar a dos pequeños da mucho trabajo, pero también mucha alegría.

Sin embargo, en un estudio que hice a 70 madres de gemelos, lectoras de Crecer Feliz, el 38% afirmaron no haber disfrutado apenas del primer año. Estaban demasiado absortas en los cuidados diarios de los bebés. Y si pudiesen repetir la experiencia, se lo tomarían con más calma. Quizá este dato te haga reflexionar y te anime a sentarte de vez en cuando y observarlos un rato, a pesar del caos y las tareas por hacer. ¿No son lo más bonito que has visto nunca?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados