¿Y en la cocina?

¿Y EN LA COCINA?

No es necesario esterilizar los utensilios, pero sí extremar las condiciones de higiene para evitar infecciones gastrointestinales cuando el niño empiece con la dieta sólida.

Lávate las manos antes de manipular comida (si tienes alguna heridita cúbrela) y, después de trocear un alimento, lava la tabla y los cuchillos y sécalos antes de empezar con el siguiente. Cambia a diario los paños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿CÓMO LIMPIO SU ROPA?

Evita productos agresivos o irritantes (lejías, quitamanchas...). Usa jabones líquidos específicos, que respeten la piel sensible del bebé.

Durante los primeros seis meses los pediatras recomiendan que se lave toda su ropa (incluyendo sábanas y toallas) aparte. Asegúrate de aclarar bien todas sus prendas y lava la ropa nueva antes de estrenarla.

¿Y SUS JUGUETES?

Es mejor ofrecerle juguetes de plástico que puedas lavar e incluso esterilizar si los ha chupado otro niño o tu hijo ha estado malo de la tripa.

En cuanto a los peluches, resulta más difícil mantener su higiene, por lo que es mejor que no los saques de casa. De lo contrario tendrás que lavarlos de forma periódica.

¿CÓMO ACTÚO EN EL PARQUE?

Vigila que no coja cosas del suelo y se las lleve a la boca, ya que no sólo es una vía de infección sino que hay riesgo de atragantamiento.

Si le das la merienda en el parque lávale las manitas antes de empezar (como siempre antes de comer) y al llegar a casa enjuaga bien los juguetes.

¿Y ANTES DE COGERLO?

El lavado de manos constituye la medida higiénica más sencilla y efectiva.

Debes lavártelas muy bien si has tocado alimentos, animales, plantas, productos de limpieza, o si has ido al baño.

Y algo esencial: si tú o tu pareja sois fumadores, lavaos las manos y la boca antes de coger al niño, ya que la nicotina es una sustancia muy nociva y puede trasmitirse fácilmente al bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados