Del dicho al hecho

LA POSTURA PARA DORMIR

Se decía...
Los bebés tienen que dormir siempre boca abajo, para evitar que se atraganten con su propio vómito si devuelven.

La verdad es...
Hoy sabemos que esta postura incrementa el riesgo de muerte súbita. Por eso los pediatras actuales aconsejan acostar al bebé boca arriba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si regurgita, la solución es elevar las patas delanteras de la cuna con unas alzas o subir un poco el colchón, colocando debajo de éste, por la zona donde el niño apoya la cabeza, un cojín pequeño.

DESCANSAR SIN LUZ

Se decía...
Los bebés tienen que dormir a oscuras.

La verdad es...
Para enseñar al bebé a distinguir el día y la noche, conviene que por el día duerma las siestas en un cuarto que no esté totalmente a oscuras. Tampoco hay que aislarle por el día de los ruidos normales de la casa.

Así notará la diferencia entre este “ajetreo” y la tranquilidad y el silencio nocturnos y le será más fácil acostumbrarse a dormir más horas por la noche y menos por el día.

¿MÁS O MENOS ABRIGO?

Se decía...
Hay que mantener muy abrigados a los
niños pequeños, para que no se resfríen.

La verdad es...
Los bebés, hasta los 18-24 meses, tienen el sistema de termorregulación corporal inmaduro y pueden quedarse fríos enseguida. Pero esto no quiere decir que debamos abrigarlos mucho, sino justo lo que necesitan. Y es que si les hacemos sudar y luego el sudor se les queda frío, el constipado está casi asegurado.

Para saber si habéis abrigado demasiado a vuestro hijo, tocadle el cuello y si le suda, quitadle alguna prenda. Si tiene fría la punta de la nariz, debéis abrigarle algo más.

LIMPIEZA DE LOS OÍDOS

Se decía...
Hay que limpiarle los oídos por dentro.

La verdad es...
Sólo hay que quitarle la cera que tenga por fuera, pero nunca meterle el bastoncillo dentro del oído. Si lo hacemos, empujamos la cera hacia adentro, aumentando el riesgo de que se le formen tapones, además de que podemos dañarle el tímpano.

EL USO DEL CHUPETE

Se decía...
El chupete no es necesario y le perjudica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La verdad es...
Los bebés necesitan succionar no sólo para comer, sino también para calmarse. Por eso, no hay inconveniente en que deis el chupete al vuestro, una vez que la lactancia esté bien instaurada. Si os negáis a dárselo cuando llora o no se puede dormir, es probable que se chupe el dedo y este hábito es más difícil de quitar.

Lo que no debéis hacer es mojárselo en azúcar o en miel, porque esta costumbre aumenta la propensión del pequeño a las caries y le dificulta la aceptación de otros sabores distintos al dulce.

CORTARLE EL PELO

Se decía...
Es necesario cortar el pelo a los bebés, para que les crezca más fuerte.

La verdad es...
Se lo podemos cortar para que le crezca uniformemente por toda la cabeza, pero no le saldrá más fuerte, porque el corte no modifica la raíz del cabello y ésta, a edades tan tempranas, es muy débil.

En definitiva, muchas cosas ya no se hacen como antes, y nuestros hijos están más sanos, guapos y espabilados que nosotros a su edad. ¡El cambio ha sido para bien!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados