Cremas para cuidar su piel

Procurando a tu hijo estos cuidados y aplicándole los productos adecuados, mantendrás su piel sana y a salvo de escoceduras, irritaciones y arañazos.

Te encanta tocarle las manos, hacerle cosquillitas en los muslos, darle masajes en la espalda... A través de la piel le transmites cuánto le quieres. Pero lo bueno de este órgano sensorial no es sólo que os ayuda a fortalecer vuestros lazos afectivos, sino también que preserva sus órganos internos y externos de posibles golpes, le ayuda a mantener la temperatura corporal y le protege frente a diversas infecciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

ROPA SUAVE, UÑAS CORTAS...

Por todo esto, y porque la piel del bebé es especialmente delicada y tiende a resecarse, debes cuidársela con mucho mimo y atención. Para ello...

• Protégele de las corrientes de aire y del viento cuando le lleves de paseo.
• Ventila la casa a diario, mantén húmedo el ambiente y procura que la temperatura no supere los 24 ºC. Si hace frío, recuerda que es más sano que abrigues al niño un poco más, a que subas la calefacción.
• Cómprale ropa de tejidos suaves y naturales, como el algodón, comprueba que no le aprieta y que carece de gomas y frunces, que podrían hacerle daño, y lávala separada de la del resto de la familia, con un jabón especial para prendas delicadas que minimice el riesgo de reacciones cutáneas.
• Antes de cogerle en brazos, comprueba que no tienes ningún pico en las uñas con el que podrías arañarle. Y mírale las suyas, por si se las tienes que cortar.Además de procurar a tu bebé todas estas atenciones, hay dos situaciones muy concretas en las que el cuidado de su piel cobra una relevancia especial: el momento del baño y el cambio de pañal.

NUTRIR Y PROTEGER

Para evitar que a tu pequeño se le reseque la piel, debes lavarle con un jabón líquido infantil, hipoalergénico y con el pH neutro, que respete el manto ácido cutáneo. Si tiene la piel descamada, añade un chorrito de aceite corporal infantil al agua de la bañera.

En cuanto a la esponja, utiliza una natural. Procura no tenerle en la bañera más de cinco minutos y lávale el pelo instantes antes de sacarle del agua, porque los bebés pierden mucha temperatura por la cabeza. Cuando termines, sécale dándole ligeros toquecitos, sin frotarle, para no irritarle la piel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una vez que esté bien seco, aplícale una leche infantil hidratante, dándole un suave masaje por todo el cuerpo. Si quieres, en lugar de esta crema puedes aplicarle un aceite corporal infantil. Son productos muy parecidos, que pueden usarse indistintamente: la diferencia entre ellos radica en que la leche hidrata y el aceite forma una capa protectora sobre la piel, evitando que pierda agua.

A continuación tendrás que ponerle el pañal. Asegúrate de que tiene totalmente secos los pliegues de las nalgas y las ingles y aplícale una buena capa de crema protectora en el culete. Debes echarle crema en cada cambio. Su función es crear una barrera que prevenga las posibles irritaciones en esta zona, debido al contacto directo con el pis y las heces.

En caso de que a tu hijo se le irrite el culete, a pesar de tus precauciones, el pediatra te dirá cuál es la pomada más indicada para él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados