Acuéstale boca arriba

Si quieres que tu pequeño duerma seguro, es fundamental que sigas al pie de la letra todas las recomendaciones que hacen los pediatras en este sentido. Lee con atención.

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), muerte blanca o muerte en la cuna, es el fallecimiento repentino de un lactante aparentemente sano mientras duerme. No se conoce su causa, aunque se piensa que se debe a una alteración en la maduración de las zonas del sistema nervioso que regulan la función cardiorrespiratoria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la actualidad, cerca de 300 lactantes pierden la vida al año en España por esta causa, según el Proyecto Etapas, un estudio realizado por la Asociación Española de Pediatría y Dodot. Pero hoy sabemos que se puede hacer mucho para prevenir este problema.

¿CÓMO SE PREVIENE?

Aún queda bastante por investigar acerca del SMSL.De hecho, según la pediatra Julia Leal, “gracias a estudios realizados se ha podido comprobar que ciertos fallecimientos que en su tiempo se diagnosticaron como SMSL no fueron producidos por tal motivo, sino por otras enfermedades.Hoy, muchos de los casos que antes se consideraron como muerte súbita del lactante ya no lo son”.

Lo que sí se sabe es que existen una serie de medidas que contribuyen a reducir el riesgo de que se produzca el SMSL. En este sentido, la doctora Julia Leal hace varias recomendaciones. Síguelas y conseguirás que el sueño de tu bebé sea lo más seguro posible.

LA POSTURA PARA DORMIR

Diversos estudios han probado que colocar al bebé boca arriba al dormir reduce en un 50% la probabilidad de que sufra el SMSL. A pesar de las recomendaciones, en España un 10% de los menores de 6 meses siguen durmiendo boca abajo (a partir de esta edad, no te agobies si el niño se da la vuelta solo).

SIEMPRE EN SU CUNA, NO EN TU CAMA

Si duerme contigo, podrías aplastarle o darle demasiado calor. Por otro lado, al comprar su cuna, elige para ella un colchón duro (de este modo evitas que el niño se hunda entre toda la ropa) y prescinde de lla almohada.

SIN CUBRIRLE LA CARA CON LAS SÁBANAS

Un bebé lactante no se sabe destapar ante la sensación de asfixia. Para evitar esta situación, acuéstale con los pies apoyados en la parte de abajo de la cuna, coloca la sábana y la manta de tal manera que queden debajo de sus axilas y remete el sobrante bajo el colchón por la parte de abajo. O puedes optar por usar un saco para dormir y no cubrirle con nada. En todo caso, hasta los dos años no le pongas edredón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LA CANTIDAD DE ROPA ADECUADA

Abriga a tu bebé, pero no te excedas poniéndole capas de ropa (es un niño, no una cebolla). La recomendación de la doctora Leal es que “esté poco abrigado”. Con un pijama finito será suficiente para que el bebé no pase frío ni mucho calor.

EL CHUPETE PUEDE AYUDARLE

Aunque todavía es pronto para aventurar teorías, algunos estudios asocian la utilización del chupete con un menor riesgo de sufrir SMSL.

Publicidad - Sigue leyendo debajo