Los juguetes para cada mes del primer año del bebé

En su primer año de vida, los niños juegan para aprender a vivir, asimilar el movimiento, interactuar, explorar el entorno e intentar que las cosas encajen en su cerebro. Pero, ¿cuál es el juguete más adecuado en cada momento?

image
D.R.

Los juguetes son elementos que acompañan en cada etapa de crecimiento de vuestro hijo y facilitan la interacción. Gracias a ellos vuestro bebé explora su entorno, y vosotros podréis participar en sus juegos. “Eso sí, es muy importante fomentar en los pequeños el juego libre, no precipitarse a la hora de lanzarse a jugar con ellos. Cuando le ofrezcas alguno de estos objetos, observa la reacción de tu hijo; cómo lo coge, qué hace con él, si tiene varios cuál es el que más le gusta… Todo ello te da una información valiosísima sobre sus preferencias e incluso sobre su carácter”, señala la psicóloga especialista en el periodo perinatal Diana Wolfenzon –tel. consulta 690 216 309–.

Para optimizar los momentos de juego en familia, has de tener en cuenta estos sencillos consejos: poneros a su nivel, que lo que vea vuestro hijo de vosotros sean los ojos, la sonrisa... ¡no los zapatos! Y eso seguramente supondrá tirarse en el suelo a su lado; respetad sus tiempos y gustos: hay que seguir el interés del niño para conocerlo y para dejar que emerja su personalidad. Y, aparte de todos estos preciosos juguetes, permitidle –sobre todo cuando vaya siendo un poquito mayor– jugar también con objetos cotidianos.

Aunque el juego será una constante en su infancia, hay que tener en cuenta que el primer año de vida del niño es clave en su desarrollo intelectual y psicomotriz, por eso es fundamental reforzar su evolución mes a mes con los juguetes adecuados. Ficha nuestras sugerencias, ¡y a jugar se ha dicho!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mes 1: El móvil

Estimula tres de los cinco sentidos del bebé, algo básico en esta fase: el de la vista, gracias a las luces y objetos moviéndose; el del oído, por la música, y hasta el tacto si lo tiene muy al alcance o si puedes desmontarlo para acercarle alguno de sus muñequitos.

Sácale partido: Pon el móvil en distintos escenarios, no solo en la cuna, para que
sea aún más consciente.

Vtech. 21 €.

Mes 2: Libros de tela en blanco y negro o brillantes

Le llamarán mucho la atención, porque tu bebé aún no percibe los colores, y su sentido de la vista discrimina brillos, intensidades y contrastes muy marcados.

Sácale partido: Puedes ponérselos en su cuna, enfrente de la carita para que los vaya viendo él solo en los ratitos en los que esté despierto,
o empezar a practicar una rutina maravillosa: ver libros en el regazo de sus padres.

Chicco. 12,99 €.

Mes 3: Sonajero blandito

Con él vuestro bebé podrá tocar, chupar y morder, tres básicos que le encantan. Y, de paso, vosotros conseguís que también escuche. La percepción sensorial en estas semanas es básica, y las texturas son muy importantes. Al niño le encantará sentir que es capaz de provocar una reacción, y que es él quien lo hace sonar.

Sácale partido: El peque no tiene un lenguaje, aún es muy sensorial, muy emocional; dale su sonajero con una sonrisa de oreja a oreja y felicítale cada vez que lo haga sonar.

Tiny Love. 12,90 €.

Mes 4: Pelotas blanditas de varios tamaños

Le introduce en el mundo del tamaño. A esta edad tu hijo empieza a manejar bien las manos, comienza la psicomotricidad fina, así que puede jugar a agarrar.

Sácale partido: Busca unas pelotitas de tela que tengan un cascabel dentro, ya que además de estimular el manejo de las manos, cultivarás su oído. Y pásale la pelota y pídele que por favor te la devuelva (sin obligarle); entrenará el concepto “está/no está”. Alterna las pelotas de distintos tamaños y le estarás ayudando a pensar cómo tiene que abrir la mano para agarrarla según si es grande o pequeña.

Eduland. 9 € (grande). Chicco. 6,99 € (pequeña).

Mes 5: Gimnasio

A esta edad está a punto de cogerse los pies... o ya lo hace, y comienza a descubrir los límites de su cuerpo. Los juguetes que le ayuden a ponerse en contacto con todo su ser, le divertirán y le enseñarán un montón.

Sácale partido: Imítale e intenta que te imite. Túmbate a su lado y haz gimnasia con él: reforzarás vuestros vínculos y sonrisas.

Niu. 90,20 €.

Mes 6: Rulo

Estimula el gateo, pues hace al bebé más fuerte de manos y de espalda.

Sácale partido: Haz que coja fuerza en el cuello
y en los bracitos animándole a que sujete su cabecita estando boca abajo en el rulo. ¡Y si levanta el tronco apoyándose en los brazos, mejor!

Niu. 22 €.

Mes 7: Libros de tela con espejo y ventanitas

Potencia la habilidad de manipulación de las manos, supone una feliz introducción al mundo de la lectura y, si cuenta con espejos, fomenta su curiosidad. Ojo, tu hijo no sabrá que el bebé que ve en el espejo es él mismo, pero se fascinará con la imagen.

Sácale partido: Hazte con libros o espejos con colores muy llamativos, los niños prefieren los más brillantes.

Eduland Baby. 13 €.

Mes 8: Apilables y juegos de encaje

Según un estudio de la Universidad de Colorado (EE. UU.), “los juegos infantiles enfocados en habilidades espaciales, como rotar objetos o conectar formas, crean patrones mentales que luego pueden ser transferidos a estudios universitarios”.

Sácale partido: Búscalos variados, de diferentes formas, tamaños, texturas y colores. “Y, sobre todo, déjale tiempo para ver qué hace, para que el bebé manipule de forma libre. Luego ya le puedes explicar cómo funciona de la manera tradicional para incentivar su creatividad”, recomienda Wolfenzon.

Dideco. 32,95 €.

Mes 9: Una regadera para la bañera

“El juego en el agua es de lo más relajante, pues es el medio en el que el bebé creció dentro del

vientre de su madre”, explica la psicóloga. En el agua puede descubrir los conceptos abstractos
más complicados –lleno/vacío, estar/no estar, líquido/sólido...–.

Sácale partido: Si fuera del agua tira todas las cosas que caen en sus manitas, en la bañera más aún. Puede ser molesto –e incluso peligroso por los resbalones del agua sobre el piso–, pero es su forma de descubrir la relación causa-efecto; ármate de paciencia y no le riñas mucho.

Dideco. 29,95 €.

Mes 10: Puzles con asidor para encajar

Les ayuda a entender las formas básicas (círculo, triángulo, rectángulo...) y a coordinar el binomio ojo-mano. En el primer año el niño necesita descubrir que las cosas funcionan, que todo encaja. Conceptos como lleno-vacío, abierto-cerrado... le hacen orientarse en el mundo y en el espacio.

Sácale partido: No le des la solución, deja que intente encajar la pieza equivocada mil y una veces, si desea hacerlo así. Eso sí, cuando acierte, felicítale.

Imaginarium. 9,95 €.

Mes 11: Un teléfono móvil… ¡como el de papá!

Al niño le interesa todo lo que vea que sus padres cogen; pulsar los botones de su móvil estimulará la psicomotricidad fina.

Sácale partido: Juega a llamarle y a que te llame, establece un diálogo con él para que vaya utilizando cada vez más el lenguaje.

Chicco. 12,99 €.

¡Y cumplió 1 año!

Coche, perrito... cualquier cosa con ruedas para empujar o arrastrar. Estimula la marcha del niño y le ayuda a comprender el concepto acción-reacción cuando directamente no lo original él –entre el juguete que se mueve y su mano hay una cuerdecita–.

Sácale partido: Alarga y acorta la cuerda para que él vaya explorando. Y si tiene un coche, no desesperes cuando lo pase por TODAS las superficies de la casa –paredes, cajones, muebles de madera...–, es parte de su espíritu explorador.

Imaginarium. 5,95 € c/u.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas ideas