Claves para elegir el cochecito del bebé

No te sientas atada con el bebé, sal de casa. Su cochecito será el mejor aliado para que vuelvas cuanto antes a retomar tu vida cotidiana. Por eso te ayudamos a elegirlo correctamente.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una elección importante

Si conduces, recordarás la sensación que supuso pasar de ser peatón a tener tu propio coche. Y si no conduces, es fácil comprender la libertad de movimientos que da un vehículo.

Pues con los cochecitos sucede igual. Pasas de tener a tu hijo en casa sin poder desplazarte a salir, entrar, subir, bajar, hacer recados, pasear... Muy positivo y necesario para superar los momentos de bajón del postparto.

Además, el cochecito funciona como cuna provisional y si es un capazo de seguridad o un sistema modular (se convierte en silla de paseo e incluye grupo 0+ para automóvil), descubrirás que la movilidad existe.
Pero para que todo esto sea perfecto, antes de comprarlo has de tener en cuenta los aspectos que te contamos a continuación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Es seguro para el automóvil?

Uno de los aspectos que debes tener más presentes al elegir el cochecito de tu bebé es que los capazos de seguridad y los grupos 0+ que se adapten a él, deben estar homologados para automóvil por la norma ECE R44/04 (en vigor hasta 2018) o por la nueva R129 o norma i-Size (actualmente conviven ambas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Dónde vas a dejarlo?

En la mayoría de los hogares no sobra el espacio. Si es tu caso, elige un modelo que se pliegue con facilidad (algunos capazos se doblan por la mitad o en plano y caben bajo la cama).

Sea cual sea el elegido, asegúrate de conocer las instrucciones de plegado ensayando en la tienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Se adapta a las medidas?

En casa, mide el hueco del ascensor de ancho y de fondo, no todos los carritos caben en ellos. Si lo que tienes son escaleras, piensa que deberás bajar el carrito con el niño dentro y cargar ambos pesos; cuanto menos pese el coche, mejor, ya que en unos meses notarás el aumento de kilos del niño.

Cuando el vendedor te dé el peso, confirma que está incluido el capazo, a veces la cifra es del chasis con la hamaca.

Mide también el maletero de tu vehículo y el bulto que hace el cochecito plegado. Si debes abatir un asiento para que entre el carrito, no son compatibles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Es bueno para el terreno por donde te mueves?

En terreno pedregoso, la suspensión y los frenos son muy valorables. Si sueles ir por arena precisas unas ruedas que soporten esta peculiaridad. Y si has de pasar por aceras estrechas, necesitas un cochecito muy funcional y manejable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas ideas