Tardes con niños en casa, ¿qué hacer?

Ahora que con el frío cuesta más salir a la calle, hay que echar mano de la imaginación para entretener a los niños en casa. ¿Queréis saber cómo lo hago yo con mi pequeño?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo entretener a un niño pequeño?

Esta pregunta, que parece sencilla de contestar, se convierte en todo un reto cuando el frío arrecia y no podemos llevar a los peques a que se desfoguen en la calle tanto como nos gustaría. El mío, imagino que como todos, en cuanto se ve entre cuatro paredes tiende a “asalvajarse” o, mejor dicho, a “embrutecerse” al más puro estilo Rocky cabreado.
Cada niño es un mundo y cada padre y madre saben qué suele darles resultado con sus hijos. Por si os sirve de inspiración, yo os voy a contar lo que hago con mi fierecilla de 22 meses cuando no tenemos más remedio que quedarnos en casa. Son cosas que hoy funcionan, pero mañana... vaya usted a saber.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Imitando a Picasso

Pintar es lo más socorrido y lo que más le entretiene del mundo mundial. Le subo a su trona (imprescindible: si le dejáis en una sillita, cuando os queráis dar cuenta estará pintando la pared más cercana) y le quito la bandeja para que pinte sobre la mesa (previamente cubierta con un hule, muy de abuela, sí, pero muy fácil de limpiar). Él coge las ceras, un papel y... ¡a dar rienda suelta a su alma de artista! Solo hay un inconveniente: cuando se cansa, en lugar de decir “ya tá”, empieza a comerse las ceras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El fútbol, su gran pasión

Lo adora y nos tiramos las horas muertas chutando por el pasillo y gritando “goooooool”. Bueno, más que yo su padre, que es su mánager oficial y al que se le pinta el símbolo del dólar en los ojos cada vez que lo ve con el balón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuestro ayudante en las tareas de casa

Puede que haya gente a la que le suene mal, pero le encanta. Si pongo una lavadora, él lleva conmigo el cubo de la ropa, cierra la puerta y da a los botones (a veces más de la cuenta). Si su padre barre, “empuja” la basura hacia el recogedor. Y si limpio el polvo, me imita con su trapito. ¡No limpia nada, pero se lo pasa genial!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con mucho ritmo

Le encanta bailar... Bueno, en realidad lo que le gusta es que baile yo mientras él mira. Y cuanto más hago el loco, más me aplaude. ¡Da gusto tener un público tan agradecido!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Jugamos al escondite?

Desde que pusimos cortinas en casa, su vida cambió. ¿Qué mejor sitio para esconderse, dar vueltas y salir de repente haciendo “Buuuuu”?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La tablet... ¡qué descubrimiento!

Sí, se la dejamos. Tiene sus aplicaciones descargadas y, aunque todavía no controla bien los dedos y a veces aporrea la pantalla provocando que se cuelgue cada dos por tres, le gusta mucho. Y cuando ha tenido un rato de bastante actividad física, le viene bien para relajarse un poco. Las aplicaciones que más usamos son Talking Pocoyó, Kids Preschool Puzzle y Baby Toy. Y siempre jugamos juntos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El momento de ver sus series favoritas

Son Baby Einstein, Pocoyó y Wheels on the bus. La primera se la poníamos sobre todo cuando era más chiquitín (en inglés y en español); las otras dos son sus favoritas ahora, especialmente la segunda, con vídeos de canciones en inglés casi siempre interpretadas por animales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Estoy aquí, abuelos!

Mis padres viven en otra ciudad y, aunque nos visitan mucho, cuando están lejos intentamos hablar por Skype a menudo. ¡Se lo pasa pipa!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
También juega solo

Además de esto, también le gusta jugar solo con sus juguetes:  rodar coches, pasear su sillita con un muñeco, apilar cubos... Lo que más nos cuesta es que nos preste atención cuando le leemos cuentos... ¡Seguiremos intentándolo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas ideas