¿Qué requisitos debe reunir la trona de mi bebé?

Comprar una buena trona es una excelente inversión. A partir del sexto mes, cuando tu hijo ya se mantenga sentado, descubrirás la utilidad de este accesorio. ¡Ya verás qué cómodas resultan ahora las comidas!

image
D.R.

Cuando tu bebé empiece con la alimentación diversificada (papillas, purés, primeros sólidos, etc.), querrá participar en el proceso y necesitarás apoyo táctico para que la comida no termine en las paredes.

En esos momentos descubrirás que la trona es un gran invento, ya que tendrás al niño sentado y bien sujeto, una bandeja donde apoyar su plato y dos manos libres para atenderle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el mercado encontrarás tronas plegables (normalmente con chasis de aluminio o acero, perfectas para cocinas de pocos metros), no plegables (suelen ser de madera), tronas evolutivas (gracias a distintos accesorios de quita y pon, se convierten en silla alta y/o en asiento para mayores) y tronas para silla (dispositivos que se anclan a una silla estándar y sujetan al bebé con cinturones).

Estas últimas, por su facilidad de transporte, su estética moderna (algunas parecen un bolso), su funcionalidad y su ahorro de espacio, están restando protagonismo a las tronas portátiles tradicionales de anclaje a la mesa de los adultos.

CLAVES DE SEGURIDAD

Las tronas altas deben tener un equilibrio muy estable para garantizar, en la medida de lo posible, que si el niño se pone de pie o se apoya sobre la bandeja, no volcarán.

Antes de decidirte por un modelo, prueba su estabilidad. Recuerda que pueden llevar cuatro patas fijas o bien dos patas y dos ruedas con freno (los modelos de base circular también deben llevar sistema de frenado). Y ten en cuenta estos aspectos:

  • Cinturón atado siempre.

    Sujeta con él al niño cuando esté en la trona: en sólo un minuto podría ponerse de pie y tener un accidente.

    • Bien colocada.

      Este accesorio debe estar situado en una superficie estable, para evitar el riesgo de vuelco. Asegúrate de que es así.

      • Tira entrepierna. La trona debe llevarla para evitar que el niño se deslice bajo la bandeja. Comprueba su estado. O también puede ser un tope de entrepierna.
        • Textil. Al igual que la superficie del asiento y la bandeja, el textil del cojín (si lo lleva) ha de ser fácil de extraer y de lavar.
          • Plegado. Si la trona es plegable comprueba que el mecanismo para abrirla y cerrarla es sencillo y, sobre todo, seguro.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo
            • Bandeja. Algunas llevan tratamiento antibacterias. Si es móvil, facilita mucho la correcta colocación del niño.

              CONSEJOS DE COMPRA Y USO

              Al adquirir una trona, comprueba que se incluye el manual de uso, la dirección y recomendaciones del fabricante y las etiquetas de homologación (si se trata de artículos de exposición, pueden faltar).

              Si la trona es evolutiva, o si está formada por varios accesorios, confirma qué se incluye en el precio marcado. Si precisa accesorios futuros es práctico adquirirlos en el momento para que meses después no te encuentres cambios de color o falta de suministro.

              Antes de salir de la tienda conviene que compruebes que conoces el mecanismo de plegado y de apertura de la trona, que éste queda fuera del alcance del niño y que cuenta además con sistema de seguridad.

              Esencial: respeta el tiempo de uso que indica el fabricante (suele ser 6-36 meses si la trona no es evolutiva, o hasta determinados kilos). Por encima de la edad indicada, el niño tiene fuerza y soltura para incorporarse y caerse de la trona.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              Más de Buenas ideas