De tamaño familiar

Muy seguros, con más espacio y confort, con mayor maletero y con una estética muy moderna. Así son algunos de los coches familiares que puedes encontrar en el mercado.

Parece mentira, pero cuanto más pequeño es el niño, más cosas precisa en sus desplazamientos y más grande es el coche que necesitan sus papás. Si éste es el primer verano de tu hijo y vais a salir de viaje en vuestras primeras vacaciones juntos, tendrás que pensar en llevarte de casa unas cuantas cosas que garanticen vuestra comodidad y la del bebé en el lugar de destino:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Una cuna de viaje.
    • Un paquete grande de pañales.
      • La silla de paseo o el cochecito.
        • Sus enseres de comida (si toma biberón, su leche, sus bibes, el esterilizador, etc.; si empieza con las papillas y no vais a un apartamento equipado, quizá tengas que viajar con la batidora).
          • Añade ahora la maleta o bolsón con su ropa.
            • Un par de maletas más para vosotros dos.

              GRAN MALETERO Y MUCHA SEGURIDAD

              En total necesitas un coche con un maletero de 400 l como mínimo.
              Si tu vehículo actual ya cuenta con este espacio, solamente deberás centrarte en hacer la puesta a punto y planificar la ruta. Si no es así, éste es un buen momento para plantearte un cambio de automóvil.
              Si tienes más niños, ¿has pensado en un siete plazas y en los airbags para todos?
              Casi todas las firmas disponen de vehículos catalogados como “monovolumen” o como “coche familiar”, que ofrecen equipamientos pensados para familias con niños pequeños.
              El sistema isofix de anclaje de la sillita de seguridad es un buen ejemplo. Si vas a adquirir una silla, asegúrate de que el sistema de anclaje es compatible con el de tu coche (en la información que incluye la silla aparecen las firmas y modelos).

              INTERIOR ORDENADO

              La posibilidad de cristales tintados para neutralizar el efecto del sol es muy valorable cuando el bebé va en las plazas traseras en contra de la marcha. Las cortinillas, aunque son prácticas, suelen restar visibilidad al conductor al realizar determinadas maniobras.
              Los huecos disponibles en el habitáculo suponen un desahogo para colocar juguetes, cuentos, pequeños enseres, botellas de agua y mantener el interior ordenado (todo aquello que va suelto es susceptible de convertirse en objeto peligroso ante un frenazo brusco).

              Publicidad - Sigue leyendo debajo

              Otro dato que te puede ayudar a decidirte es el sistema de apertura de las puertas traseras. Aunque todos los coches familiares ofrecen un buen espacio, el sistema inverso de apertura o el deslizable facilitan la maniobra de incorporación del bebé con su sillita y el anclaje de ésta al vehículo.
              Los sensores de lluvia, de luces y de cinturón desconectado, la asistencia al aparcamiento, la asistencia a la frenada de emergencia, el aviso de salida involuntaria del carril, etc., son ayudas extra que te permiten conducir con seguridad cuando el llanto del niño te desconcentra.

              Y si piensas en el futuro de tu hijo, elige los modelos respetuosos con el medio ambiente que menos contaminen. Con todas estas premisas, aquí tienes nuestra selección.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              Más de Buenas ideas