¿Qué trona le compro?

En el mercado encontrarás una gran variedad de tronas infantiles: regulables, evolutivas, sin patas... Te contamos todo lo que debes tener en cuenta al comprar la de tu hijo, para que aciertes de lleno.

Aesta edad los niños ya no quieren comer en el cochecito y aún menos en nuestro regazo, y si los sentamos en una silla normal, acaban levantándose antes de terminar.

¿La solución para que coman de un modo más reposado? Que lo hagan en una trona.

Segura, cómoda...

Si aún no has comprado la de tu hijo, te ayudamos a elegirla. Hay tres detalles que debes tener en cuenta para no equivocarte: la seguridad, la comodidad y el espacio del que dispones en casa para colocarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Respecto a la seguridad, debe cumplir la normativa vigente en la Comunidad Europea: estar fabricada con materiales resistentes y pinturas atóxicas, carecer de picos y piezas que puedan desprenderse, disponer de un sistema que la bloquea una vez abierta, ser estable y contar con un arnés para atar al niño y una bandeja amplia y bien sujeta. Sabrás que reúne todos estos requisitos si en su etiqueta aparecen las siglas CE.

Para evitar riesgos también es importantísimo que ates a tu hijo siempre que le sientes sobre ella, que no le dejes solo un instante y que coloques la trona en un lugar seguro, desde donde el niño no pueda coger nada peligroso ni tirarse algo encima.

La comodidad de este accesorio es otro detalle básico para que tu hijo quiera utilizarlo. El asiento y el respaldo deben estar acolchados y éste debe tener al menos 35 cm. También es recomendable que la trona disponga de reposabrazos y reposapiés.

No te pierdas nuestro escaparate de Tronas ¡tenemos más de 25!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenas ideas