Trucos para que el bebé coma puré de verdura sin problemas

No todos los bebés aceptan con facilidad los purés de verdura, pero hay pautas para prepararlos que te ayudarán a que los coma con más ganas.

Trucos para que el bebé coma puré de verdura
Getty Images

Si tu bebé es mal comedor y no recibe con entusiasmo los nuevos alimentos, esto te interesa. Tenemos cuatro trucos para hacer sus purés de verdura mucho más apetecibles, más ricos y mucho más nutritivos. ¡Sigue leyendo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Elige bien las primeras verduras

Cuando el bebé empiece con los sólidos, puedes comenzar dándole papillas de frutas o puré de verduras. Si optas por este último, comienza preparándolo con verduras fácilmente digeribles para el estómago del bebé, que ahora está acostumbrándose a la comida sólida. Opta por judías verdes, puerro, calabaza o zanahoria, que tienen sabor suave y son muy bien aceptadas por los niños. Introduce una cada vez, combinándola con patata (más o menos el doble de verdura que de patata). Y deja para más adelante la coliflor, el repollo o la remolacha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. Cocínalas adecuadamente

Sigue los siguientes pasos:

- Lava muy bien la verdura elegida y pela la patata. Pártelas en trozos grandes.
- Cuécelas con poca agua y solo hasta que estén blanditas; la cocción prolongada o con mucha agua facilita la pérdida de nutrientes.
- Tritura la verdura y la patata con un pasapurés, para quitar las hebras y lograr una textura suave. Más adelante podrás hacerlo con batidora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. Prescinde de la sal

A la hora de preparar los purés de verduras para el bebé, recuerda que no debes echar sal hasta que cumpla un año; si lo haces, estarás forzando a trabajar mucho a sus pequeños riñones. Además, a tu hijo le dará igual que estén sosos, porque el gusto por el sabor salado no es innato, se aprende.
Por otra parte, apunta un truco por si el puré te queda muy ligero: puedes espesarlo añadiendo un poquito más de patata cocida o incluso, los primeros días, media cucharada de cereales de los que suela tomar el bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. No le obligues a tomarlo

Es el truco esencial para conseguir que tu hijo se tome con gusto el puré de verduras (pasa igual con la papilla de frutas). Si al principio lo rechaza no le fuerces a comerlo; retíraselo con calma y ofréceselo de nuevo al día siguiente. Así no le cogerá manía y poco a poco se animará a probarlo y se irá habituando a su sabor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo