Las papillas de frutas del bebé, sin dudas

Te interesa resolverlas a la hora de preparar las primeras papillas que tomará tu hijo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. ¿Con qué fruta empiezo a prepararlas?

Las mejores para las primeras papillas del bebé son la pera y la manzana. Luego puedes ir incorporando el plátano, la naranja y otras variedades menos el melocotón, el albaricoque, el melón, las fresas, el kiwi y las frutas tropicales, para las que deberás esperar hasta los 18 meses porque tienen más riesgo de provocar reacciones alérgicas.

2. ¿Cómo introduzco cada fruta?

No des al bebé a probar varias frutas nuevas al mismo tiempo; ve incorporándolas a la papilla de una en una, dejando intervalos de dos días entre ellas, para que si alguna le sienta mal sepas en seguida cuál es.
Y recuerda que al principio basta con que tome dos o tres cucharaditas pequeñas.

3. ¿Cómo preparo estas papillas?

Primero, lávate bien las manos y sécatelas con un paño de cocina exclusivo para este uso. A continuación, pela media pera o media manzana que esté bien madura, quitando el corazón y las pepitas, pártela en trozos pequeños y bátelos muy bien con la batidora.
Hay pediatras que aconsejan añadir a estas primeras papillas un poco de la leche que tome el bebé, para que queden más ligeras y el sabor le resulte más conocido. Unos días después, cuando hayas empezado ya a incluir plátano y zumo de naranja, deja de añadir leche. En todo caso, no se te ocurra poner azúcar; con la que tiene la fruta de por sí es más que suficiente para tu bebé.

4. ¿Qué hago si al bebé no le gusta?

En este caso, una opción para hara habituar al bebé a este nuevo alimento es cocer ligeramente la pera y la manzana. Pero hazlo solo en los primeros días, en cuanto el niño se habitúe es importante que tome fruta fresca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo