¿Puedo llevar al bebé de pícnic?

Sí, si sigues tres pautas: elegir bien los alimentos, transportarlos correctamente y tomar una serie de precauciones.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dudas lógicas con un bebé

Con la llegada del buen tiempo apetece aprovechar los fines de semana para comer de pícnic en el campo.

Pero ¿qué pasa si tienes un bebé que ya ha empezado con la alimentación complementaria? ¿Es apropiado darle de comer al aire libre? La respuesta es sí, siempre que elijas y prepares bien los alimentos y que recuerdes algunas pautas y ciertas precauciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buenas recomendaciones

Síguelas y este día será perfecto para todos:

- No varíes demasiado sus costumbres. Todos los bebés necesitan cierta rutina. No pasa nada si este día cambias un poco los horarios o le das comidas menos pautadas, pero si come muy tarde estará nervioso y no tomará nada, y si le ofreces alimentos de forma descontrolada, su estómago lo sufrirá.
- Apuesta por la comodidad. Si ya toma alimentos sólidos opta por algún plato único que combine todos los nutrientes que necesita (hidratos de carbono, proteínas, grasas...). Lo mejor es llevar su comida separada de la del resto de la familia, picadita y lista para ofrecérsela.
- Lleva baberos de sobra y dos cambios de ropa, por si se mancha, y cubiertos y platos infantiles, que harán que la comida le parezca de lo más divertida y apetecible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ciertas precauciones

No te las saltes. Son importantes para todos, pero con un bebé se convierten en esenciales.

- Transporta bien la comida. Va a estar mucho tiempo al calor, con lo que tiene más riesgo de contaminación. Para evitarlo, los sólidos deben ir en envases de plástico bien cerrados (mejor traslúcidos) y los líquidos en botes herméticos. En uno y otro caso, si necesitan frío han de ir en nevera portátil.
- No elijas para este día alimentos o preparaciones a los que no esté acostumbrado. No solo porque podría rechazarlos sino porque, además, los riesgos de una posible reacción alérgica se multiplicarían al estar lejos de un centro médico al que poder acudir.
- Evita los alimentos que corren más peligro de contaminarse. Salsas como mayonesa o bechamel, comidas preparadas con huevo poco hecho y recetas de pescado fresco o de carne picada, que se estropean rápidamente con las altas temperaturas, quedan descartadas.
- No dejes los recipientes a medio cerrar sobre el mantel. Corres el riesgo de que entre en ellos un insecto que acabe en la boca del bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Algunas ideas para que coma bien

Para bebés que ya toman carne y pescado pero en purés, puedes preparar una crema de calabaza, patata y ternera; o una vichyssoise de puerro y pollo o una crema de calabacín con quesitos y con miguitas de pavo.

Si come ya alimentos sólidos, puedes llevar unos macarrones con salchichas o verduritas (todo picado muy finito); unas tiritas muy finas de pollo que pueda coger fácilmente y mojar en un puré de manzana; unas patatas cocidas (bastante hechas) mezcladas con pequeños trocitos de tomate y atún en lata al natural o libritos hechos con media loncha de jamón york y otra media de queso de sándwich.

Ah, y no olvides el agua mineral (la hidratación es fundamental). Por último, un detalle más: si además de un bebé tienes un hijo un poco más mayor, mira estas recetas para un pícnic con niños. Te encantarán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo