5 dudas sobre la alimentación del bebé en verano

Con el calor y las vacaciones, muchas familias se desplazan con el bebé a destinos más relajados y la rutina de alimentación del pequeño cambia. Te respondemos a las cinco dudas que deberás plantearte para que esta nueva situación no afecte a la salud de tu pequeño.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toma pecho. ¿Le doy agua?

Si el niño se alimenta con leche materna en exclusiva, no hace falta que le des agua, tu leche ya le aporta todo lo que necesita, pero sí debes ofrecerle el pecho con más frecuencia. Y tú, beber más cantidad de líquidos a lo largo del día.

Si ya ha empezado con la alimentación sólida, ofrécele agua con las comidas y dale las tomas de pecho que consideres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Dejo de esterilizar sus bibes?

Entre el cuarto y el quinto mes se pueden dejar de esterilizar los biberones, chupetes y enseres. Pero el verano no es el mejor momento para hacerlo, ya que el calor favorece la proliferación de gérmenes y hay que ser muy cuidadoso con la higiene de biberones y tetinas para reducir el riesgo de gastroenteritis. Espera hasta la vuelta a casa para dejar de esterilizar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Puede probar alimentos nuevos?

Si se trata de tapas y raciones de chiringuitos, la respuesta es no. Si son verduras, carnes o frutas nuevas y de temporada preparadas por ti (o de tarrito) y dentro del listado de alimentos indicado por su pediatra para su edad, por supuesto que sí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No quiere comer, ¿qué hago?

Si ha perdido algo de apetito piensa que no pasa nada si durante un par de días, hasta que se aclimate, mama menos tiempo, come menos o deja parte del biberón. Pero hay que estar muy pendiente de que beba, porque el exceso de calor y la sudoración son aliados de la deshidratación. Si transcurren más de tres días y el niño sigue igual, debes llevarlo al pediatra: en los más pequeños las infecciones de orina suelen manifestarse con pérdida acusada de apetito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hace caca líquida. ¿Qué le pasa?

Los bebés de pecho pueden hacer deposiciones tras cada toma y aunque son ligeras, no tienen consistencia líquida. Los que toman biberón y/o alimentación sólida hacen deposiciones más compactas.

A veces, la salida de los dientes y el exceso de baba que tragan durante el proceso favorece la presencia de heces desligadas, pero no son líquidas. Si aparecen tres o más deposiciones líquidas en el plazo de dos tomas, debes llevarlo al pediatra para revisión (puede que algo le haya sentado mal o que tenga gastroenteritis). Hasta entonces, y para hacer frente a una posible deshidratación, debes ofrecerle suero oral (sales de rehidratación oral, en farmacia) a cucharaditas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo