Baby with spoon
chuckcollierGetty Images

Las papillas de cereales son un alimento semisólido que sirve como perfecta transición entre la etapa de lactancia del bebé y el inicio de la alimentación complementaria. Se estima que hacia el quinto mes de vida el aparato digestivo del niño ya tiene la madurez suficiente para digerir otros alimentos diferentes a la leche. Y los cereales (sin gluten, de momento) por su excelente sabor, su elevada tolerancia y su alta digestibilidad suelen ser los primeros en introducirse en la dieta en esta etapa en la que el niño está aprendiendo a comer.

¿Cuándo empezar con la alimentación semisólida?
image
Getty Images

El momento oportuno lo determinará el pediatra según las necesidades de cada niño. Seis de cada 10 profesionales recomiendan empezar por la papilla de cereales, hacia el sexto mes. Aunque siempre hay puntualizaciones. En algunos casos de niños alimentados en exclusiva con leche materna la opción para iniciar la alimentación complementaria puede que no sean los cereales, sino la verdura y la fruta. Y en el caso de niños con bajo peso o que se alimentan con leche de fórmula es posible que la recomendación del pediatra sea introducir los cereales un poco antes (a partir de los 4 meses).

Recomendadas por el pediatra
image
Getty Images

Según datos del I Estudio sobre hábitos de consumo de cereales infantiles en España, impulsado por Blevit, el 60% de los pediatras recomienda siempre las papillas de cereales (sin gluten) como uno de los primeros elementos al introducir en la alimentación complementaria. Y muchos de ellos consideran que el consumo de estas papillas puede extenderse, sin problema, hasta los 21 meses.

Entre los motivos de esta recomendación están su influencia en el desarrollo y crecimiento del niño (son una importante fuente de nutrientes, vitaminas, hierro, fósforo y calcio); son seguras, de alta calidad, fáciles de digerir y suponen una importante fuente de energía (aportan carbohidratos complejos y fibra alimentaria que ayuda en el tránsito intestinal). Además, estas papillas son bajas en grasa, ideales dentro de una dieta equilibrada y tienen un delicioso sabor, por lo que es un alimento complementario perfecto, que suele ser del agrado de los niños.

Cómo darle las papillas de cereales
image
Getty Images

Uno de los datos reseñables del citado estudio es la percepción que tienen las madres sobre el agradable sabor de las papillas de cereales. Si te encuentras en fase de introducir los cereales en el menú de tu hijo, te contamos que estas papillas se pueden preparar con leche de fórmula y con leche materna. Empieza con un cacito de cereal por la mañana y otro por la noche añadido a su biberón. Si a tu hijo le sienta bien, puedes añadir más en días sucesivos (un cacito por cada kilo de peso de tu hijo) hasta que quede una mezcla homogénea. Le puedes ofrecer la papilla en biberón (tendrás que comprar una tetina específica para cereales) o aprovechar y empezar ya con la cuchara.

¿Cuántos cereales puede tomar?
image
Getty Images

Salvo que su pediatra indique lo contrario, el bebé puede tomar dos papillas de cereales al día. Lo habitual suele ser una por la mañana y otra por la noche. El resto de su menú diario (verduras, frutas, lácteos, etc.) será determinado por el pediatra que atiende a tu hijo, que es quien conoce su grado de maduración y desarrollo.
En el estudio realizado por Blevit se pone de relieve que, en cuestión de alimentación, las madres siguen principalmente las recomendaciones de los pediatras; en segundo lugar, el consejo de amigos o familiares y en tercer lugar, consultan internet, blogs, foros o redes sociales.
Como detalles prácticos: la papilla ha de quedar ligera y fácil de tragar. Muchos casos de estreñimiento infantil pueden estar relacionados con la buena intención de los papás de espesar la papilla. No es imprescindible que se la termine entera, no le fuerces o terminará rechazándola. Y recuerda ofrecerle agua o pecho después de cada papilla.

Papillas de última generación
image
Blevit

¿Tu bebé está empezando con la cuchara? Ahora le encantará descubrir sabores, texturas y aromas. Para que no se aburra con la comida, ofrécele papillas de cereales de diferentes sabores para que disfrute con el proceso. Como las nuevas variedades de papillas Blevit plus de última generación (con un 50 % menos de azúcares, 0 % azúcares añadidos y 100 % sabor), que le van a aportar los nutrientes que necesita en el marco de una alimentación completa y equilibrada.
Blevit plus 5 Cereales, Blevit plus 8 Cereales, Blevit plus 8 Cereales con miel y Blevit plus Sin gluten, con sus aportes de calcio, hierro y 9 vitaminas, entre ellas la D, necesarios para el crecimiento y el desarrollo normales de los huesos en los niños.
Aportan más fibra a su dieta (contienen cereales integrales y fructooligosacáridos), están libres de transgénicos, colorantes, conservantes y sales añadidas.

Muy prácticas
image
Blevit

Para que te resulte muy fácil prepararlas, estas papillas cuentan con una textura especial que adapta la composición de los cereales al grado de maduración digestiva del bebé y al mismo tiempo, facilita que se disuelvan. Además, incorporan Bifidobacterium infantis IM-1, una cepa probiótica patentada y exclusiva de Laboratorios ORDESA, característica de los bebés alimentados al pecho. Pregunta por ellas al pediatra de tu hijo.