Preparar su bibe paso a paso

Si vas a enfrentarte por primera vez a esta tarea, pueden surgirte dudas. ¡Te las aclaramos todas!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Antes de nada, esteriliza

Su biberón ha de estar lavado con agua y jabón, tras la anterior toma, y luego esterilizado. Para ello puedes sumergir sus piezas (tapa, rosca, tetina y vaso) en agua hirviendo 4 o 5 minutos o usar otro sistema: los hay de microondas, en frío (con pastillas o líquidos desinfectantes) y eléctricos, que esterilizan al vapor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. Pon el agua y luego témplala

Lávate las manos para coger el biberón y echa la cantidad de agua (si es del grifo, hervida, y si es mineral, adecuada para bebés) que te haya dicho el pediatra. Calienta en el microondas (sólo el vaso, sin la tetina). Si hace frío dale el biberón templado (¡que no queme!); si no, del tiempo. También puedes calentar el agua al baño maría o en un calientabiberones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. Añade la medida rasa de leche

Las medidas de leche en polvo están estipuladas del siguiente modo: un cacito por cada 30 ml de agua. El médico te irá indicando las cantidades de leche que precisa tu hijo. El cacito debe ser siempre raso, ya que si echas más, corres el riesgo de causar al bebé problemas digestivos y renales, y si echas menos le faltaría alimento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. Cierra, mezcla y prueba

Cuando hayas echado los cacitos de leche, coloca la tapa, pon la rosca y la tetina, ciérralo y agítalo bien. Así la leche se disuelve y, además, repartes el calor por igual si has calentado el biberón en el microondas. Quita la tapa, vuelve a cerrar y echa unas gotas de leche sobre tu muñeca, para comprobar que no quema.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5. Busca una buena postura

Cuando vayas a dar el biberón a tu hijo, adopta una postura cómoda para él y para ti: siéntate en un sillón confortable con la espalda recta pegada al respaldo, coloca al niño sobre tu regazo y apoya su cabecita sobre tu brazo. Tú tienes que sentirte segura y el bebé tiene que estar recostado (como si estuvieses dándole el pecho), pero en ningún caso tumbado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6. Dale la toma

La tetina debe ser adecuada al bebé. Si es recién nacido escoge la tipo I, con un agujerito. Cuando el niño lo precise pasarás a la de dos agujeritos y después a la de tres. También hay tetinas de distintas posiciones, que ofrecen un flujo más o menos lento. Al darle el biberón, inclínalo, cuidando siempre que la tetina esté llena de leche. Cada toma durará unos 10 o 15 minutos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
7. ... y que eche los gases

Es importante que el bebé eche los aires tras las tomas. Lo hará naturalmente, no es necesario que le des palmaditas en la espalda. Simplemente incorpórale y pon su cabeza erguida sobre tu hombro. Otra idea es sentarlo en tu regazo y colocar su carita hacia adelante, sujetándole por la barbilla. ¡Prueba superada!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo