Los pediatras recomiendan las papillas de cereales para los bebés

Los pediatras apuestan por las papillas de cereales porque las consideran una fuente importante de nutrientes y de energía para los más pequeños.

Casi el 60% de los pediatras recomiendan las papillas de cereales como uno de los primeros alimentos a introducir en la alimentación complementaria de los bebés. Asimismo, el 40% restante también aconseja su consumo en algunas ocasiones, como por ejemplo, en bebés de bajo peso o como complemento en aquellos que se alimentan de forma exclusiva a base de leche de fórmula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así lo revela el “I Estudio sobre hábitos de consumo de cereales infantiles en España” impulsado por Blevit, la marca de nutrición infantil de Laboratorios Ordesa. El estudio ha contado con la opinión de más de 150 pediatras y de más de 2.800 padres y madres españoles.

El 96,2% de madres con bebés de más de 6 meses ha manifestado que las papillas de cereales son su primera opción a la hora de comenzar con la alimentación complementaria de sus hijos y el 93,9% de mamás con bebés menores de 6 meses ha reconocido que tiene previsto introducir este producto en la alimentación de sus pequeños en el futuro.

Además, el estudio ha revelado que los pediatras comienzan a recomendar las papillas de cereales a partir de los 4 meses, teniendo en consideración el tipo de lactancia y las necesidades de cada bebé. Durante esta etapa, recomiendan que el producto no contenga gluten. Sobre cuánto tiempo deben ingerir este producto los bebés, los especialistas recomiendan que el consumo de papillas se prolongue hasta los 21 meses, sin embargo, el estudio ha dejado entrever que los padres y madres españoles prolongan su consumo en la dieta de sus bebés hasta los 25 meses.

¿Por qué los pediatras recomiendan las papillas de cereales?

Son tres las razones que llevan a los pediatras a recomendar la introducción de este alimento en la dieta de los bebés:

  • Ayuda al desarrollo y crecimiento de los bebés y es una fuente importante de nutrientes, como el hierro, fósforo y calcio (31,6%).
  • Es el primer alimento semisólido no lácteo que se introduce en la dieta de los bebés (25%).
  • Es una fuente de energía necesaria para ellos (24,1%).

    Además, los especialistas defienden la importancia de los nutrientes que aporten las papillas de cereales. “En esta edad deben proporcionar nutrientes de interés, por ejemplo, que estén enriquecidas con vitamina D y hierro, y que no contengan azúcares añadidos” explica el Dr. José Manuel Moreno Villares, codirector del departamento de Pediatría, de la Clínica de la Universidad de Navarra (Madrid), quien aconseja que a la hora de comprar estos productos debemos fijarnos en “que la cantidad de azúcares libres de las papillas sea la menor posible y valorar que tenga un alto contenido en fibra, si es posible con una composición rica en cereales integrales”.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    ¿Por qué lo eligen las madres?

    Las razones que llevan a las madres a optar por este alimento es que lo consideran un buen complemento nutritivo que constituye el inicio de la alimentación complementaria y que está recomendado por los pediatras. Además, el estudio revela en qué se fijan las madres a la hora de comprar papillas para bebés y, durante los primeros meses, las madres valoran la calidad, la marca y los consejos del pediatra, sin embargo, conforme los bebés van creciendo tienden a considerar más el sabor, la textura y la composición.

    Por otro lado, el estudio demuestra que el pediatra es la persona en quien más confían las madres a la hora de aceptar consejos relacionados con sus hijos, seguido de los amigos y familiares e Internet y redes sociales. En este sentido, tanto las madres como los pediatras coinciden en que los bebés deben ingerir entre una y dos papillas diarias en el desayuno o en la cena, dándoselas a los pequeños al principio en biberón y poco a poco empezando a utilizar la cuchara.

    Y ADEMÁS... Inicia a tu bebé en los cereales

    Publicidad - Sigue leyendo debajo