Mantener la lactancia materna al volver al trabajo

Si deseas continuar la lactancia materna tras tu baja maternal, atenta a las pautas que te explicamos a continuación para lograrlo con éxito.

Está más que demostrado que los beneficios de la leche materna tanto para el bebé como para la madre son muchísimos, es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna siempre de forma exclusiva hasta los 6 meses siempre que sea posible. Sin embargo, en España, las mujeres hemos de incorporarnos al trabajo 16 semanas después de dar a luz, lo que, a priori, parece incompatible con las recomendaciones de la OMS.

Afortunadamente, en la actualidad existen diversas formas de extraer la leche materna y conservarla para poder disponer de ella siempre que se necesite, aunque la madre no esté. La doctora Luzdivina García Morales de los Ríos de TopDoctors.es nos da las claves para que se pueda seguir con la lactancia materna tras la vuelta al trabajo.

Según la doctora, volver al trabajo no solo significa tener menos tiempo para amamantar a nuestro bebé, sino que también puede conllevar una bajada importante en la producción de leche debida al estrés causado por el ambiente laboral y la separación con el bebé. Por ello, es importante conocer las técnicas de almacenamiento de leche recomendadas por los pediatras:

  • Banco de leche: una vez que hemos alimentado al bebé y este está saciado, podemos sacar la leche sobrante con un extractor de leche, guardarla en bolsas especiales y congelarla para poder disponer de ella cuando la madre no esté. En este sentido, es importante fechar las bolsitas para ir utilizándolas de más antiguas a más recientes.
  • Copas recolectoras: son unas membranas de silicona que se ajustan a los pezones y extraen la leche materna para posteriormente congelarla. Esta práctica se puede realizar, por ejemplo, en el trabajo.

    En cuanto a la conservación de la leche materna, la doctora ofrece los siguientes consejos:

    • Congelar la leche en pequeñas dosis, entre 60 y 120 mililitros.
    • Utilizar bolsas recolectoras de leche o, en su defecto, envases de plástico duro o vidrio con tapa hermética y que estén hervidos y limpios.
    • La leche extraída se conserva entre 4 y 8 horas a temperatura ambiente siempre que esté en un sitio fresco. En la nevera, se conserva hasta un máximo de 48 horas y en el congelador se puede mantener hasta tres meses.

      Si sigues estos consejos, quédate tranquila si tienes que incorporarte en el trabajo. Tu bebé estará saciado y feliz, y se pondrá aún más contento cuando vuelvas a casa.

      Y ADEMÁS...La leche materna podría ser la primera vacuna del bebé

      Publicidad - Sigue leyendo debajo