La leche materna, un antibiótico natural

Un nuevo estudio revela que los azúcares de la leche materna pueden combatir infecciones.

De entre todas las ventajas que reporta dar el pecho a los bebés se desprende ahora una nueva. Los azúcares de la leche materna de algunas mamás podrían funcionar como antibióticos naturales según un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Vanderbilt en Estados Unidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Siempre se han analizado las proteínas de la leche pero esta investigación demuestra por primera vez que algunos azúcares ayudan a vencer infecciones por estreptococos del grupo B. Son bacterias, la mayoría de las veces inofensivas, que algunas mujeres portan en sus intestinos o en su vagina. Aunque no se transmiten por la vía sexual, sí se les pueden transferir a los bebés en el parto. Por eso, generalmente, a las madres portadoras se les aplicaba hasta ahora un antibiótico cuando daban a luz. Con este estudio, los investigadores han visto que la leche materna es también una vía de contagio. Sin embargo, la de algunas mujeres contiene una serie de azúcares que al mismo tiempo ayudan a prevenir la enfermedad. De esta manera, se puede garantizar que algunos carbohidratos presentes en la leche materna funcionan como antibiótico natural.

Para la elaboración del estudio se llevo a cabo una primera prueba en la que se analizó la leche de cinco donantes. La reciente investigación contó con la colaboración de doce mujeres. Solo los azúcares de la leche de dos de ellas consiguieron vencer tanto a la bacteria como a la sustancia que esta genera cuando quiere dañar nuestro organismo. Los azúcares de la leche de otras dos acabaron solo con la bacteria y los de otras dos solo con la sustancia de la molécula. Los azúcares de la leche de las seis madres restantes no resultaron efectivos.

Según el estudio, podría haber ciertos azúcares que hicieran que la bacteria fuese más susceptible a determinados antibióticos comunes como la penicilina. Si esto fuera así, esos azúcares podrían ser en el futuro parte de un tratamiento antibiótico no solo para niños sino también para adultos. Además, los investigadores creen poder afirmar que esos mismos carbohidratos reducen la dependencia de las personas a algunos antibióticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los resultados de este estudio se presentaron el pasado 20 de agosto en el 254 Congreso Anual de la Sociedad Química Americana. Los investigadores quisieron aclarar que, en la mayoría de los casos, las mujeres que tienen esta bacteria no desarrollan ninguna enfermedad. Sin embargo, en los bebés recién nacidos, su presencia puede provocar infecciones en: la sangre (septicemia), los pulmones (neumonía) o el cerebro (meningitis). Algunas veces lo niños tardan entre una semana y tres mes en desarrollar los síntomas de la infección. Tal y como han publicado en la página web de la Sociedad Química Americana, lo mejor del estudio es saber que si los azúcares de la leche de algunas mujeres son buenos para los bebés, lo son también para todos nosotros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo