Los bebés que comen solos comen mejor

Son menos exigentes con la comida y disfrutan más de los sabores, según indica un estudio. 

¿Vuestro peque ya ha empezado con los sólidos y os asusta que no coma lo suficiente si le dejáis que intente hacerlo sin vuestra ayuda? ¡Atentos! Un reciente estudio de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, advierte que dejar al bebé comer solo tiene muchísimos beneficios.

Según esta investigación, los niños que empiezan a utilizar la cuchara para comer sin ayuda (o al menos lo intentan) cuando se introducen en su dieta los alimentos sólidos son menos quisquillosos y exigentes con la comida, disfrutan más de los sabores y son menos reacios a probar cosas. Esta mejor actitud ante la comida, relacionada con el hecho de tener más autonomía y libertad, se hace patente sobre todo entre los 12 y los 24 meses. Además, esa independencia reduce los riesgos de sobrepeso en los pequeños y mejora notablemente su desarrollo hasta los dos años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No hay riesgo de malnutrición

El estudio se ha hecho con 206 bebés, a cuyas madres los médicos habían recomendado dar el pecho hasta los seis meses. Esta es precisamente la edad a la que, según la profesora Rachael Taylor, coautora del estudio, los bebés ya están preparados para empezar a comer sin ayuda.

Además de los datos anteriores, el estudio demostró que los niños que comían solos (eso sí, bajo la supervisión de sus padres) no pesaban menos que los demás. Es decir, que el hecho de que fueran ellos los que se llevaban la cuchara a la boca no implicaba riesgo de maltnutrición.

En definitiva, buenas razones para empezar cuanto antes a familiarizar al bebé con sus primeros cubiertos (una cuchara de plástico planita y fácil de coger es lo mejor) y animarle a comer con vosotros, pero por sí mismo. Eso sí, ¡preparaos para poner lavadoras!

Publicidad - Sigue leyendo debajo