Lactancia materna en verano: 7 tips

En esta época no olvides dar siempre el pecho a demanda del bebé, para evitar la deshidratación. Te ofrecemos algunos consejos para reducir los problemas del calor durante la lactancia.

Las altas temperaturas tienen efectos físicos directos tanto en los bebés como en las mamás que dan el pecho.

Los peques tienen un mayor riesgo de deshidratación en verano, por eso es importantísimo dar el pecho a demanda, siempre que el bebé quiera. Puede pedirlo con el llanto, pero hay otros factores que indican que el bebé tiene sed: cabeceos, sacar la lengua, llevarse la mano a la boca, etc.

Por otra parte, la mamá que está dando el pecho sufre un aumento de la temperatura corporal por dos motivos: el propio calor veraniego y el continuo contacto directo con el bebé durante el amamantamiento. Por lo tanto, debe beber mucha agua a lo largo del día (entre dos y tres litros diarios) y llevar ropa fresca.

El pequeño no necesita agua entre toma y toma si tiene menos de seis meses, ya que con la leche materna está bien hidratado. A partir de esa edad, cuando ya empieza con la alimentación diversificada (papillas de cereales, purés...) puedes ofrecerle un poco de agua a cucharaditas o con una taza de aprendizaje, aunque se si le das el pecho antes de las papillas probablemente no la necesitará. Para controlar que el bebé esté bien hidratado debes comprobar que moja 6-7 pañales durante el día.

Ten presentes estos consejos

La doctora Cristina Bonjoch y el doctor Gonzalo Oliván Gonzalvo, expertos de Top Doctors, ofrecen algunos consejos para reducir las consecuencias del calor durante la lactancia:

  • Es mejor no planear muchos viajes durante el primer mes de lactancia.
  • Si viajas en coche, ten en cuenta que deberás parar a menudo para darle el pecho. Si, por el contrario, viajas en tren o en avión el pequeño estará en tus brazos y así podrás darle el pecho en cualquier momento.
  • Tanto tú como el bebé debéis llevar ropa ligera y fresca.
  • Puedes colocar una gasita entre tu piel y la del bebé para reducir la temperatura corporal de ambos.
  • Ten siempre una botella de agua a mano.
  • Busca sitios frescos y alejados del sol para realizar las tomas.
  • Evita la exposición del bebé a los flujos del aire acondicionado.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo