El efecto calmante de mamar en las vacunas

La Organización Mundial de la Salud recomienda dar el pecho al bebé durante o inmediatamente después de la vacunación para disminuir la sensación de dolor del pequeño.

Uno de los factores que pueden hacer que se retrase o impida la vacunación de los más pequeños es el dolor que les causa y el temor a los pinchazos.

Por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargó analizar cómo evitar esta situación a su “Grupo de Expertos en asesoramiento estratégico en materia de inmunización” (SAGE).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De esta manera la OMS quería hacer oficial la "tetanalgesia", es decir, el efecto calmante del amamantamiento.

Efectivamente, mediante diversos comprobantes (registros cerebrales, análisis del llanto...), los investigadores confirmaron que la lactancia tiene propiedades calmantes en los pequeños, reduce la sensación de dolor, disminuye su temor y les tranquiliza.

En base a ello se elaboró un documento en el que se aconseja a las madres tener a sus bebés en brazos y darles de mamar durante o inmediatamente después del pinchazo de la vacuna.

Y es que el pequeño, al estar en contacto físico con su mamá, se olvida de los factores externos que le están produciendo dolor, ya que él se encuentra protegido y recibiendo cariño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo