Preguntas de las madres cuando dan el biberón al bebé

Si no puedes darle el pecho a tu hijo o , simplemente has decidido no hacerlo, puedes plantearte una serie de preguntas que te solucionamos a continuación.

Y si toma biberón...

En este caso, además de algunas de las cuestiones que puedes plantearte si le das el pecho a tu hijo, te plantearás otras nuevas, como éstas:

¿Cuántos biberones debe tomar al día y de qué tamaño?

Aunque esto depende de lo comilón que sea cada niño, las pautas que se siguen con la lactancia artificial son: unos siete biberones de 90 ml el primer mes, seis de 120 ml el segundo, cinco o seis de 150 ml el tercer mes y cuatro o cinco biberones de 180 ml el cuarto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora bien, las primeras semanas es muy probable que tu pequeño no se tome todo el biberón en cada toma, por lo que te pedirá la siguiente antes de lo que esperas.

Ten paciencia: no pasa nada porque algunas veces haga tomas de 90 ml y otras de 60 ml o incluso menos, así que no te angusties si se deja algo.

¿Y si se deja casi todo el biberón y llora mientras se lo doy?

Tal vez sea porque no puede sacar la leche cuando succiona. Prueba a cambiarle el modelo de tetina (que sea siempre adecuada a su edad), asegúrate de que cuando le das el biberón le sujetas bastante incorporado, comprueba que la tetina está llena de leche cuando se la metes en la boca (así evitas que mame en vacío), métesela entera en la boca y no sólo la puntita...

Y, sobre todo, intenta no desesperarte: si te pones nerviosa le transmitirás tu malestar emocional y comerá menos aún (la tensión quita el hambre).

Tarda mucho en coger peso. ¿Le hago el biberón más concentrado?

No, ni se te ocurra. Engordar más deprisa no es sinónimo de estar mejor alimentado. Y además, podrías forzarle el estómago y los riñones.

Otras cuestiones útiles

Independientemente del método que emplees para criar a tu bebé, seguro que estas cuestiones que tratamos a continuación te interesan:

Tiene una semana y pesa menos que al nacer. ¿Estará enfermo?

No, no te agobies. Adelgaza por la llamada “pérdida de peso fisiológica”, que es normal. Bajará alrededor de 300 gramos y los empezará a recuperar a partir de su décimo día.

¿Cada cuánto tiempo le peso?

Lo ideal es que lo haga el pediatra en las revisiones periódicas, pero si quieres pesarle tú, hazlo una vez a la semana, en la misma báscula, con una ropa similar y a la misma hora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo sé que come bastante?

“A partir del tercer día, el bebé que come bien hace pis abundante, de color claro y sin olor”, explica Inma Mellado. Si toma el pecho hará caca un mínimo de dos veces al día y si toma biberón, algo menos.

¿Qué tengo que hacer si después de las tomas vomita?

No debes confundir las regurgitaciones con los vómitos. La primeras son pequeñas bocanadas de leche que todos los bebés echan después de comer cuando eructan y que se deben a la inmadurez del sistema digestivo.

Los vómitos, sin embargo, son bocanadas más abundantes y se expulsan con proyección. En este caso sí debes consultar al pediatra.

¿Y si tiene menos hambre?

No tienes por qué preocuparte. En los periodos de crecimiento rápido los bebés comen más, y en los de crecimiento lento, un poco menos.

¿Es normal que la última toma de la tarde sea la que peor haga?

, ello se debe a que a esta hora del día la leche suele ser un poco más espesa y le cuesta más sacarla. Además, tanto si le das el pecho como si toma biberón, a la caída de la tarde el bebé está más cansado.

Dormía bien y ahora se despierta llorando. ¿Se queda con hambre?

No necesariamente. Los bebés pasan por diferentes ciclos de sueño y se despiertan mucho durante la noche. Tu hijo unas veces llorará por hambre y otras porque estará mojado o porque querrá que le abraces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo