Claves para que tu hijo no engorde: alimentación, ejercicio y descanso

Que tu hijo haga ejercicio diario y que descanse tiene tanta importancia como que siga una alimentación sana y cuidada. Te explicamos por qué.

Medidas muy eficaces contra la obesidad

Nutriólogos y endocrinos insisten en que, además de la alimentación, hay dos medidas vitales para evitar el sobrepeso:

Descansar lo necesario

En condiciones normales nuestro organismo produce una hormona llamada leptina que disminuye la sensación de hambre y estimula el metabolismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, cuando no descansamos lo suficiente ni dormimos las horas que precisamos, el cuerpo segrega menos cantidad de esta hormona, por lo que tenemos más hambre y menos ganas de movernos.

Por eso es tan importante asegurarnos de que los niños duermen las horas suficientes para reponer fuerzas. También debemos alternar los juegos activos con otros más reposados, para evitar que lleguen exhaustos al final de la jornada.

Hacer ejercicio a diario

Es básico que animemos a los niños a practicar ejercicio para quemar las calorías que ingieren y para estar sanos. Son ejercicios ideales para ellos:

  • Cuando todavía son bebés... Tumbarlos en su mantita de actividades para que se giren y gateen y en el corralito, para que agarrados a los barrotes o a la malla suban, bajen y salten.
    • Si acaban de soltarse a andar... Poner música para que bailen, llevarles de paseo dándoles la mano y animarles a jugar en el parque.
      • Y si ya son “mayorcitos”... Pueden jugar al fútbol, echar carreras, montar en bici... Poner un colchón en el suelo para que den volteretas les encanta.

        Y si está gordito, ¿qué podemos hacer?

        No hay que ponerle a régimen, sino intentar que pase menos tiempojugando en casa y más en el parque y controlar lo que come, sin obsesionarnos con el tema y evitando que él lo note. Para ello...

        • Sustituye la leche entera que toma por leche semidesnatada, y si suele beberla con cacao soluble, échale menos cantidad.
          • No le frías la carne ni el pescado. Es mejor que hagas los filetes a la plancha o al horno.
            • Tampoco le des rebozados con harina ni empanados.
              • Opta por fuentes de proteínas que tienen menos grasa, como el pavo, el pollo, los pescados blancos y las legumbres.
                • Ten mucho cuidado con los alimentos bajos en grasa, pero que aportan muchas calorías en forma de azúcares e hidratos de carbono, como ciertas bebidas envasadas, salchichas, pizzas, galletas con chocolate...
                  Publicidad - Sigue leyendo debajo
                  • Incrementa en su dieta diaria el consumo de frutas, verduras y hortalizas (mejor si las toma crudas). Estos alimentos, al ser abundantes en agua, sacian mucho y aportan pocas calorías.
                    • Sírvele la comida en platos pequeños. Así le parecerá que le has puesto más, se sentirá saciado y no tendrá necesidad de repetir ni de picar nada más.
                      • Quédate con él en el parque media hora más por la mañana y media más por la tarde. Así le quitas una hora de ver la tele o de jugar sentado en su cuarto.
                        • Si en un mes no baja de peso, pide cita con un endrocrino o con un nutricionista infantil.
                          Publicidad - Sigue leyendo debajo