Más preguntas y respuestas acerca de los tarritos

Resuelve tus dudas sobre la fecha de caducidad, los ingredientes, la forma de conservación... de estos alimentos.

Si optas por la comida en tarrito estate tranquila, pues no existe riesgo de contaminación ambiental y su composición nutricional es exacta, según los expertos.

Si a pesar de todo te quedan dudas acerca de la conservación, de los ingredientes, de la utilización del microondas... toma nota de los siguientes consejos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Puede tomar mi bebé los que llevan yogur antes de los 9 meses?

El yogur puede tomarlo desde los 8 meses, aunque siempre has de seguir las recomendaciones de su pediatra. Si están elaborados con leche de continuación puede tomarlos desde los 6 meses.

Si no necesitan frío y no llevan conservantes, ¿cómo pueden tener una fecha de caducidad tan larga?

Se conservan durante mucho tiempo sin necesitar frío porque están envasados al vacío y porque se elaboran mediante un proceso de esterilización que elimina los gérmenes y consigue un producto estéril. “Los de carne y pescado tienen un período de consumo más largo, unos tres años, porque se esterilizan; los de frutas tienen menos vida, unos 18 meses, porque se realiza una pasteurización, un proceso térmico menos agresivo”, dice Javier Dorca.

Mi hijo no se toma todo el contenido del tarrito. ¿Cómo debo conservarlo?

Una vez abierto se debe conservar en la nevera y consumirlo en 48 horas.

El médico me ha advertido que no le dé leche de vaca antes del año. ¿Los postres lácteos para bebés menores de 1 año la llevan?

Los postres lácteos o papillas con leche en cuya etiqueta aparece “Desde los 6 meses” están elaborados con leche de continuación. Hay que leer los ingredientes antes de dárselo al bebé y asegurarse de que se han elaborado así.

¿Caliento el tarrito en el microondas?

Puedes hacerlo, pero ten la precaución de, una vez calentado, removerlo y probarlo antes de dárselo al bebé. A veces en el microondas no se calienta todo el contenido por igual: unas partes están muy calientes y otras sólo templadas; si se lo ofreces al niño sin remover puedes quemarle. Los que llevan envase de plástico suelen mostrar en la etiqueta si son aptos o no para microondas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mi hijo sólo toma el puré de frutas si se lo mezclo con leche materna. ¿Puedo hacerlo con la papilla que viene en tarrito?

Muchos niños rechazan el puré de frutas porque extrañan el sabor, por eso suele funcionar el truco de añadir un poco de leche de la que habitualmente tome el pequeño. De este modo el sabor les resulta más familiar. Con los purés de frutas envasados puedes hacer lo mismo, admiten la mezcla con leche materna o con la de fórmula.

Los ingredientes que incluyen, como carne, pescado o verdura, ¿están en las cantidades que aconseja el pediatra?

Las recetas de estos productos están revisadas por nutricionistas y las cantidades son más exactas que si le preparas tú el puré en casa.

¿Hay que añadir sal a los purés de carne o pescado antes de dárselos al niño?

No. Tanto si se le prepara la comida en casa como si se le da envasada en tarrito, no se recomienda echar sal.

Algunos tarritos dicen en la etiqueta que tienen efecto bífidus. ¿Qué es esto?

Los productos con efecto bífidus incluyen bacterias beneficiosas que favorecen la digestión. “Estimulan las defensas a nivel intestinal, son muy digestivos y mejoran el estreñimiento”, aclara la especialista en Nutrición Carmen García.

Algunos tarritos llevan sello de agricultura ecológica. ¿Qué significa?

Las marcas en cuya etiqueta figura este sello siguen el proceso marcado por la ley de Agricultura Ecológica. Estos productos proceden de la agricultura biológica y están garantizados por el sello de control de la Unión Europea. Sus ingredientes han de cultivarse sin utilizar insecticidas químicos ni abonos artificiales y las carnes y pescados deben proceder de granjas donde se alimentan con cereales y vegetales biológicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo