Leches de continuación

La leche materna es el mejor alimento que puedes ofrecer a tu bebé: es digestiva, no provoca alergias... Sin embargo, si por cualquier circunstancia no puedes hacerlo, puedes quedarte tranquila, porque con la leche de continuación estará muy bien alimentado.

Todos los especialistas en salud infantil recomiendan mantener la lactancia materna como mínimo hasta que el bebé cumpla 6 meses. Si después te apetece continuar con esta opción tan beneficiosa para tu bebé, alternándola con los nuevos alimentos que necesita ahora (cereales, verduras, frutas...), estupendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, si existe cualquier circunstancia que te impide seguir dando el pecho, si no quieres hacerlo o si ya no tienes bastante leche, no debes preocuparte, porque con la leche de continuación o tipo 2 estará muy bien alimentado. Aquí tienes una galería de las mejores marcas de Leche de continuación o tipo 2 que existen en el mercado..

Por otra parte, también en el caso de que hasta ahora hayas estado alimentando al niño con leche de inicio en el biberón, entre los 4 y los 6 meses (el momento exacto deberá indicarlo el pediatra) deberás pasarle a un preparado de tipo 2.

Esta leche resulta más digestiva que la leche normal de vaca. El especialista te dirá la cantidad exacta que debes ofrecerle en función del peso de tu hijo.

Adecuada a sus necesidades

La leche de continuación se fabrica a partir de la leche de vaca, pero en su elaboración se modifica la proporción de algunas proteínas con el objetivo de asemejarla lo más posible a la leche materna. Además se enriquece con las vitaminas y minerales que necesita el pequeño en estos meses tan importantes para su desarrollo.

Por ley, la fórmula de estos preparados debe aportar el 40%-50% de los requerimientos diarios de energía del niño (el resto provendrá de las papillas, los purés, etc.) y también debe asegurar el aporte de calcio necesario para el adecuado crecimiento de tu pequeño (se cubre con medio litro de leche al día).

Hay pediatras que recomiendan que se mantenga este tipo de leche en la dieta hasta que el niño cumpla 2 años de edad, otros la indican hasta los 18 meses y otros la recomiendan hasta los 12 meses.

Al margen de esta falta de consenso, lo cierto es que la leche de continuación es mejor tolerada por el intestino de los niños que la de vaca sin modificar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, esta última resulta pobre en hierro, por lo que puede ocasionar situaciones de déficit de este mineral, mientras que la leche de continuación ha sido enriquecida con hierro y con vitamina C (que ayuda al organismo a absorber el hierro de una forma más eficaz).

Por otro lado, hay que tener en cuenta que algunos niños pueden estreñirse con el paso de la leche materna o de inicio a la de continuación. Si le ocurre a tu hijo y en unos días no se regula, entre otras medidas contra el estreñimiento infantil, puedes consultar con el pediatra la posibilidad de darle leche de continuación anti estreñimiento.

Y si tu bebé tiene el problema de que regurgita con demasiada frecuencia no olvides que para estos casos existen las fórmulas anti regurgitación: suelen ser más espesas, de manera que reducen la frecuencia y el volumen de las regurgitaciones.

En todo caso, es imprescindible que el pediatra las recomiende.

¿Y si es alérgico?

Hay algunos niños que sufren intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína de la leche de vaca, por lo que deben tomar fórmulas especiales. Existen diferentes tipos y debe ser el pediatra quien recete el más adecuado. Muchas de ellas están financiadas por el Sistema Nacional de Salud.

* Fórmulas sin lactosa.

Estas leches están indicadas para los niños que sufren intolerancia a la lactosa.

* Fórmulas hidrolizadas.

Están elaboradas con proteínas de vaca, pero han seguido un tratamiento especial para que el lactante las tolere. Sólo en casos excepcionales pueden causar alergia.

* Fórmulas a base de proteína de soja.

En lugar de proteína de vaca, contienen proteína de soja. Si el pequeño presenta alergia a la soja, el pediatra le recetará
otro tipo de leche hipoalergénica.

* Fórmulas con aminoácidos.

Estos preparados tienen la ventaja de que no producen ninguna reacción adversa. .

Publicidad - Sigue leyendo debajo