Inicia a tu bebé en los cereales

Cuando tu bebé tenga ya 6 meses, el pediatra te aconsejará que introduzcas los cereales sin gluten en la dieta habitual de tu pequeño. ¿Sabes cómo hacerlo?

A partir de los 6 meses, el organismo de tu hijo ya habrá madurado lo suficiente para digerir otros alimentos distintos a la leche sin sufrir alteraciones gástricas. Entonces, con la autorización del pediatra, podrás empezar a diversificar su dieta dándole cereales sin gluten. Éstos le aportarán otras vitaminas, minerales, proteínas y calorías y le ayudarán a acostumbrarse a sabores y a texturas diferentes a la leche, lo que le facilitará la aceptación de los demás alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además de la edad, hayotros indicios que te anunciarán que tu pequeño ya está listo para tomar cereales: que se quede con hambre después de las tomas y que mantenga la cabeza y la espalda erguidas cuando le sientas en tu regazo (esto indica que ya es capaz de deglutir mejor).

Una variedad sin gluten

Es muy importante que al comprar los primeros cereales para tu hijo elijas una variedad que no lleve gluten. Éste es una proteína contenida en el trigo, la avena, la cebada y el centeno que puede producir intolerancias y alergias a algunos bebés.

Teniendo esto en cuenta podrás prepararle papillas de arroz, de maíz y de tapioca. Las de arroz son ideales para los niños propensos a la diarrea, las de maíz para los estreñidos y las de tapioca para los bebés a los que les cuesta hacer la digestión.

En cualquier caso, para controlar que le sientan bien debes empezar a darle los cereales muy poco a poco, un cacito raso en el desayuno (mezclados con la leche) y si todo va bien, otro en la cena. Pasados unos días, si no sufre reacciones adversas podrás ir aumentando su ingesta según te diga el pediatra.

Disuélvelos bien

Para que tu bebé acepte los cereales sin problemas desde el primer momento debes disolverlos muy bien, evitando que queden grumos y transformando la leche en una papilla de textura suave y homogénea.

El truco para que no se apelmacen consiste en echar primero la leche templada y luego los cereales, mezclando muy bien.

Otro detalle a tener en cuenta es que si le das la leche con biberón tendrás que utilizar una tetina con un agujero algo mayor, porque los cereales espesan la leche. Si no lo haces, a tu hijo le costará mucho succionar y acabará la toma sofocado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Recuerda que si le das la papilla con cuchara, debes ir poco a poco hasta que se acostumbre a este nuevo utensilio. Utiliza una de silicona, que es un material que no está frío y que el bebé suele aceptar mejor.

Con estas recomendaciones, y mucha paciencia, seguro que tu hijo acepta bien los cereales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo