Pures de carne y pescado para el bebé

Cuando el niño acepte su puré de verduras, puedes empezar a añadirle un poquito de pechuga de pollo o de pavo, sin piel.

Tienes dos opciones: cocinarla a la plancha y triturarla después con las verduras, o bien calcular unos ocho minutos antes de que las verduras estén cocidas e incorporar la carne de ave cruda para que se cueza también.

Si tu médico así te lo indica, algo más adelante, entre los 8 y los 9 meses, puedes introducir del mismo modo el pescado blanco (por supuesto, sin espinas), la ternera y el cerdo (sin nervios ni partes grasas). Desde los 10 meses aproximadamente, puedes darle huevo cocido (primero sólo la yema y un mes después, la clara).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y a partir de los 12-15 meses, es el momento de las legumbres (sin hollejos y también de una en una, porque pueden causar alergias) y el pescado azul.

Consejos de madre a madre

La teoría ya la sabes. Para la práctica, estos consejos te vendrán bien:

  • No te pongas nerviosa si al principio rechaza el puré. Si lo hicieses, le transmitirías al bebé ese estrés y no ganarías nada. Paciencia y vuelve a intentarlo al día siguiente.
  • A los bebés les suele gustar más la textura que deja el pasapurés que la de la batidora. Empieza a hacerle sus purés con el primero y, cuando los acepte bien, pásate a la batidora, más rápida y cómoda. Del mismo modo, cuando se haya habituado a la batidora, ve triturando los purés cada vez menos para que vaya aceptando texturas más gruesas.
  • Ofrece a tu hijo el puré templadito. Los alimentos tibios, en general, se aceptan de mejor grado.
  • Es posible que al niño le cueste comer con cuchara. Utilizar una de silicona, especiales para bebés, puede ayudarte mucho, ya que son muy blanditas y casi “ni se notan”. Deja que la manipule y la chupe a su antojo, así se familiariza con ella. Y con el puré, igual, deja que lo toque aunque se ensucie, que lo hará.
  • Si te parece que tu bebé come poco, no uses trucos como llenarle más cada cucharada ni tampoco te eternices ofreciéndoselo. Si no quiere, hay que respetarlo. Poco a poco irá cogiéndole el gustillo al puré y tú disfrutarás viéndole comer.

    Buenas ideas para comenzar con los purés

    Es importante introducir los alimentos de uno en uno, empezando por los más suaves. Aquí tienes ideas de purés de verduras a los que irás añadiendo carne, pescado, huevo y legumbres, según su edad. A medida que pasen los meses deberás ir triturándolos cada vez menos, hasta que hacia los 15 meses el niño encuentre trocitos para poder masticar.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Puré Suave. Patata, calabacín, puerro y un poquito de aceite de oliva. Desde los 6 meses, ideal para comenzar.
    • Puré naranja. Patata, zanahoria, puerro y un poquito de aceite de oliva suave. También a partir de los 6 meses.
    • Con Carne de ave. Lleva patata, judías verdes, calabaza, pechuga de pollo (sin piel) y un poquito de aceite de oliva (unos 50 g de pollo por cada 200 g de verdura en cada ración). Desde los 7 meses aproximadamente.
    • Puré de pescado. Patata, zanahoria, judías verdes, puerro, lomo de merluza (unos 70 g por cada 200 g de verdura en cada ración) y un chorrito de aceite. Es ideal a partir de los 9 meses.
    • Puré con Huevo. Patata, puerro, zanahoria, una yema de huevo cocido por ración y un chorrito de aceite. Desde los 10 meses.
    • Puré de legumbres. Con patata, arroz, lentejas, zanahoria y un chorrito de aceite. Desde 1 año.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo