Empezar a dar nuevos alimentos al bebé

Entre los 6 y los 12 meses de edad debes comenzar a diversificar la dieta de tu hijo, para satisfacer sus necesidades nutricionales y crear buenos hábitos de alimentación.

Desde la primera vez que le pones al pecho hasta el día en que ya come de todo, tu hijo vive una gran aventura, un viaje en el que poco a poco descubrirá nuevos sabores, diferentes texturas y aromas...

Y lo mejor es que, gracias a ti, este viaje se convertirá en el punto de partida de una alimentación sana, que le ayudará a crecer y desarrollarse de la mejor forma posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El programa NUSA (www.nusa.es), creado por Danone con el objetivo de informar y concienciar sobre la importancia que tiene la nutrición para la salud, ha estudiado las etapas por las que pasará el pequeño en este proceso y los alimentos que más necesita en cada edad.

VARIAS FASES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentar al bebé al pecho materno en exclusiva durante los 6 primeros meses de edad.

A partir de ese momento sus necesidades nutricionales se amplían, su sistema digestivo madura y pronto comienzan además los movimientos rítmicos de masticación.

Por otro lado, debe empezar ya a adquirir buenos hábitos nutricionales que le acompañarán durante su vida adulta.

Por todas estas razones, entre los 6 y los 12 meses se inicia la alimentación complementaria, en la que debes diversificar la dieta de tu hijo, introduciendo poco a poco nuevos alimentos (lácteos y derivados, cereales, verduras, fruta, carne, pescado...) y nuevas texturas (productos semisólidos, papillas, purés...) para favorecer el inicio de la masticación.

Después, a partir de los 13 meses comienza la etapa de alimentación de adulto modificado, en la que has de ir ampliando de forma progresiva la gama de alimentos que toma el niño, con el objetivo de conseguir que a los 2 años de edad coma casi lo mismo que los adultos.

¿QUÉ TIPO DE LÁCTEOS DEBE TOMAR?

A partir de los 6 meses de edad, la leche sigue siendo un alimento fundamental para tu hijo, ya que le aporta calcio, vitaminas C, D, A y E, hierro, zinc, y ácidos grasos esenciales. Estos nutrientes son básicos para su desarrollo y no puede conseguirlos en cantidad suficiente con otros alimentos.

Según los expertos, el pequeño necesita una ingesta diaria de 500 ml de leche o derivados lácteos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Eso sí, a estas edades su organismo no está preparado para digerir la leche de vaca, que resulta demasiado fuerte. Por eso la más adecuada para el niño es la de continuación, que se elabora a partir de la leche de vaca pero con una fórmula modificada para adaptarse al funcionamiento de su sistema digestivo.

Tu hijo puede tomar la leche de continuación de diversas maneras: en polvo, líquida o semisólida, en forma de alimento infantil.

Consumido dentro de una dieta variada y equilibrada, este alimento le aportará nutrientes básicos para su desarrollo y, al tener menos proteínas que un yogurt elaborado con leche de vaca y una menor acidez, será mejor tolerado por su organismo.

Además, si contiene probióticos que hayan demostrado científicamente sus beneficios, ayudará a fortalecer su sistema inmune.

Puedes encontrar más información sobre la alimentación adecuada para tu hijo dentro del programa Nusa (www.nusa.es).

Y en www.clubpadres.es hallarás respuestas a tus dudas y podrás conocer mejor Mi Primer Danone, único producto fresco formulado específicamente para cubrir las necesidades del bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo