Con tu leche, más sano

A los innumerables beneficios para el bebé que tiene la lactancia materna se suma ahora uno más: esta práctica reduce el riesgo de contagio de enfermedades respiratorias.

Alimentar a tu bebé exclusivamente al pecho durante sus primeros meses de vida te ayudará a reducir el riesgo de que se contagie de las enfermedades más comunes en esta edad, como son las infecciones respiratorias y de oído y las aftas bucales.

Así lo apunta un nuevo estudio llevado a cabo en la universidad griega de Geta y publicado recientemente en "Archives of diseases in chilhood".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y no sólo eso. La investigación demuestra además que, en caso de que el pequeño contraiga alguna de estas enfermedades, ésta será menos grave y se curará en menos tiempo.

Según los autores del estudio, los anticuerpos maternos que contiene la leche, junto al elevado valor nutritivo de este alimento, son los responsables de que los bebés amamantados sean más resistentes a los contagios.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron durante 12 meses la evolución de la salud de 1.000 bebés. Todos ellos siguieron el programa de vacunación establecido y recibieron la misma atención sanitaria. Sin embargo, sólo 91 fueron alimentados con lactancia materna en exclusiva.

El resultado fue que estos bebés se pusieron malos menos veces durante sus primeros doce meses de vida y cuando lo hicieron se recuperaron más rápidamente que el resto. Y esto ocurrió incluso en los casos en los que existían otros factores ambientales que hacían a los niños más propensos a enfermar, como la exposición al tabaco en el hogar o el hecho de tener más hermanos.

Este nuevo estudio añade otro beneficio a los muchísimos que ya se atribuyen a la lactancia materna, la forma de alimentación que la Organización Mundial de la Salud recomienda en exclusiva para todos los bebés en sus primeros seis meses de vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo