Cuidado con estos alimentos

No todos los alimentos son convenientes para el pequeño, con algunos ten precaución. Es preferible que empieces con trocitos muy pequeños

Empieza por los alimentos más fáciles de deshacer, tragar y digerir, como arroz bien cocido, cereal mojado en leche, plátano maduro chafado o verduras cocidas sin sal, y deja para después del año los que en ocasiones provocan alergias (huevo, pescado, kiwis, fresas, etc.) y los menos blandos, como peras y manzanas (éstas, no obstante, deben ser siempre muy maduras y en trozos pequeños).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mucho cuidado siempre con los alimentos que se puede tragar enteros y que por su dureza y tamaño suponen un grave riesgo de sofocación, como uvas enteras, aceitunas, granos de maíz o garbanzos sin chafar, trozos grandes de salchicha, frutos secos, caramelos...

También se puede atragantar con las patatas fritas de bolsa y las palomitas de maíz. Si tienes más hijos, vigila que no den al bebé estas “comiditas”, igual que evitas que le den otros objetos peligrosos, como canicas, piezas pequeñas de juguetes, globos desinflados...

Aunque conviene que conozcas la maniobra de Heimlich por si se atraganta con algo así que le impida respirar (pide al pediatra que te indique cómo se realiza en bebés y en niños mayores de 1 año), esto no ocurrirá con los alimentos que te proponemos, al ser blandos y muy pequeños (al principio, hasta que mastique bien).

Publicidad - Sigue leyendo debajo