Consigue que tu bebé coma con cuchara

Cuando cumplen un año, a casi todos los niños les encanta comer solos. Permíteselo al tuyo, aunque se manche, lo ponga todo perdido y tarde más en acabar su ración (alterna sus cucharadas y las tuyas), porque este entrenamiento beneficia su autonomía: sólo si practica podrá aprender a comer bien con su cuchara.

Con un año, los niños es un estupendo imitador y lo que más le gusta copiar es lo que hacen sus padres. De ahí su afán por comer solo. Pero hay otro motivo más: el pequeño de un año se encuentra en una etapa en la que desea impetuosamente hacer las cosas por sí mismo, por sus propios medios, porque ha descubierto que es un ser independiente y no una parte de su madre, como creía hasta ahora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Quiere andar en vez de dejarse llevar, peinarse sin ayuda, coger el teléfono... Empieza a valerse como persona autónoma y esto también se refleja en el tema de la alimentación: por eso se esfuerza tanto en utilizar la cuchara.

Preparado para aprender

Entre los 10 y los 14 meses percibirás ciertas señales en tu hijo que te indicarán que ya está preparado para empezar a usar la cuchara por sí mismo: intenta quitarte la tuya, imita tus gestos cuando come, juega a dar de comer a sus muñecos...

Es entonces cuando deberás comprarle una cuchara “de niños mayores”, con el mango recto en lugar de torcido, que le facilite el alcance de su nueva meta. Ya sabes que debe ser :

  • Pequeña, para que le quepa bien en la boca.
  • Planita, para que no coja demasiada comida.
  • De plástico, que es un material más agradable al tacto que el metal.
  • Decorada con motivos infantiles, para que a tu hijo le apetezca utilizarla.

    ¡Qué interesante!

    Los bebés a los que se les permite tocar la comida con las manos se familiarizan enseguida con ella y aprenden a comer con la cuchara antes que otros pequeños que no han gozado de esta permisividad.

    El secreto radica en que para los primeros la comida es un acto agradable, un momento de disfrute y no una mera obligación. Y todo lo que se hace con alegría, se aprende más fácilmente.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo