13-36 meses: tu hijo ya empieza a comer de todo

Tu hijo ya anda, abre y vacía los cajones, entiende muchas palabras, se sabe algunas partes del cuerpo y dice “papá” y “mamá”. ¿Sabes cómo debe ser su alimentación en esta etapa?

Le encanta jugar al escondite, mirarse al espejo y descalzarse. Y también comer con los dedos y beber en su tacita. La leche sigue siendo un alimento imprescindible en su dieta.

Alimentos nuevos

A partir de los 13 meses: garbanzos, lentejas, guisantes y habitas baby, leche entera, huevo entero, ensaladas, jamón serrano, carne roja (cordero, ternera roja...), carne de cerdo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A partir de los 18 meses: Judías blancas y habas normales, coliflor, coles de Bruselas, lombarda, pescado azul (boquerones, atún...), quesos semicurados, chocolate.

A partir de los 3 años: Embutidos, quesos curados, ahumados, frutos secos, patés, pulpo, calamares, caza mayor (ciervo, gamo...).

Consejos

Para que coma más y mejor. Dale varias comidas ligeras a lo largo del día, en lugar de tres copiosas, y prepárale tentempiés ligeros y sanos para que se los vaya comiendo mientras juega (tacos de jamón, trozos de plátano...). Esto le irá mejor que sentarse a comer un plato y luego otro. También es bueno para él que se siente a la mesa con vosotros: vuestros comentarios le concienciarán poco a poco de lo importante que es seguir una dieta correcta (no comas deprisa, que te entran gases; para crecer a lo alto y no a lo ancho, cómete la carne y deja de mojar pan; de postre hay que tomar fruta, que tiene más fibra y vitaminas que los bollos...).

Para prevenir la obesidad. Cocina sus comidas con poca grasa, retrasa y limita su ingesta de dulces (chuches, refrescos...) y aficiónale a la fruta, la verdura, las legumbres, los lácteos, las carnes y los pescados, que proporcionan muchos nutrientes y no calorías vacías. Además, tiene que hacer ejercicio al aire libre, andar en vez de ir siempre en la sillita, jugar a diario en el parque... Si hubiese que tomar otras medidas, te lo diría el pediatra.

Dudas

¿Por qué ahora come tan poco?

Porque le interesa más moverse e investigar que sentarse en la trona a comer, porque las nuevas texturas y sabores le producen desconfianza y porque en torno al primer año, el ritmo de crecimiento se ralentiza: durante los 12 primeros meses de su vida, el niño engorda alrededor de 7 kilos y crece entre 20 y 25 cm, mientras que a partir de entonces, “sólo” aumenta de 2 a 2,5 kilos y entre 6 y 8 cm cada año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿No desgasta más energía de la que repone?

Es poco probable. La energía que los niños precisan para crecer disminuye a partir del primer año: mientras que el recién nacido necesita un 40% de las calorías que ingiere para desarrollarse, el niño de un año no emplea más de un 6% de ellas en crecer.

Crece en altura pero está cada vez más delgadito, ¿no enfermará?

No. El niño utiliza como energía parte de la grasa que tenía acumulada como defensa cuando era un bebé. Por ello va mermando en grasa, lo que no implica que también lo haga en salud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo