La primera aparición del cólico

Mar es periodista y acaba de ser mamá. Aquí nos relata en primera persona su batalla diaria contra los cólicos, una dolencia que padecen el 30% de los bebés en sus primeros meses de vida.

Hoy hemos dormido cuatro horas, ayer tres... ¿El motivo? Mi hija Paula sufre cólicos del lactante. Ahora tiene dos meses y medio y ya sabemos cómo actuar, pero al principio fue muy duro. El nacimiento de Paula fue complicado: muchas horas de parto y, al final, cesárea.

Las primeras noches las pasamos casi sin dormir porque le tenía que dar el pecho muy a menudo. Ya entonces pensé que criar a un bebé no era tan sencillo como pensaba. ¡Mi madre llevaba razón!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La primera aparición

La niña tenía 17 días cuando una tarde empezó a llorar de forma diferente, era un llanto desconsolado. Le di el pecho y así se calmaba, pero a los pocos minutos soltaba el pezón y lloraba aún más. Ese día llegaron a casa unos amigos y bajamos a una terraza. Mi hija lloraba y lloraba y de nuevo le ofrecí el pecho. A la media hora el llanto era tremendo, movía sus manitas y sus pies de forma descontrolada y se ponía muy roja. En estas condiciones nos tuvimos que marchar rápidamente.

Pero ¿qué le pasa? ¿Tendrá más hambre? ¿Será que la leche no es buena? Todas estas preguntas me iba haciendo camino a casa. A las pocas horas la niña dejó de llorar, ¡estaba salvada! En ese momento mi error fue no tocarle la tripa, porque enseguida me habría dado cuenta de que estaba más dura que una tabla de surf.

Un diagnóstico claro

Al día siguiente, a la misma hora, ocurrió el mismo episodio. Decidí ir rápidamente al médico.

El pediatra no tuvo dudas: “A su hija no le pasa nada malo, simplemente tiene cólicos del lactante y hasta los tres o cuatro meses no desaparecerán”. Me quedé más blanca que el papel... Dijo que no había ningún medicamento efectivo al 100%.

Para aliviarla en las crisis sólo podía darle masajes, un preparado a base de hierbas, si le sentaba bien, y sobre todo paciencia. ¡Uff!
¡Dos o tres meses más con cólicos cada día! Me hacía muchas preguntas y sobre todo una: ¿cómo era posible que en pleno siglo XXI no existiera una pastillita que resolviera el problema?

Publicidad - Sigue leyendo debajo