El proceso para sacar la leche materna

Extraer la leche materna es en ocasiones más sencillo de lo que pensamos. Sin embargo, es importante tener claros los pasos y unas pautas para hacerlo correctamente. Te contamos todo el proceso.

El primer paso es estimular la subida de la leche. Un truco es visualizar a tu bebé. También puedes aplicar unos paños calientes sobre la mama o darte un masaje hacia la areola. Después tienes que sacarte la leche, un proceso que dura unos 20 minutos, pero que con el tiempo será más rápido.

La extracción manual es ideal para los primeros días, cuando las cantidades de calostro son pequeñas y se pueden recoger en una cucharita para dárselas al niño. Para hacerlo, aprieta con los dedos pulgar, índice y corazón sobre la zona que está a unos 3 cm desde la base del pezón. Debes apretar hacia la pared torácica y después comprimir el pecho entre el pulgar y los otros dedos, mientras separas la mano de la pared torácica, en una acción de “ordeño” hacia el pezón, sin deslizar los dedos sobre la piel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La extracción con sacaleches es más eficaz para el resto del tiempo; sigue las instrucciones del fabricante. En todo caso, no te agobies con la cantidad que debes sacarte en cada extracción. Aunque trabajes a jornada completa, si das el pecho al bebé inmediatamente antes de salir de casa y justo al volver, puede que sólo necesite dos tomas de leche durante tu ausencia. Ten en cuenta que muchos bebés pueden demandar a menudo cuando la madre está a su lado y dormir más cuando la madre se ausenta.

Una buena conservación

Debes guardar la leche extraída en bolsas de plástico especiales para este fin o en envases para uso alimentario y que puedan congelarse, de cristal o plástico duro. Es conveniente que la guardes en pequeñas cantidades (50-60 ml). Apunta en el envase la cantidad, la fecha y la hora de extracción.

Si no estás en casa, conserva la leche en una nevera portátil o en la del trabajo (aunque puede estar algunas horas a temperatura ambiente sin problemas) y nada más llegar a casa guárdala en la nevera o en el congelador (depende de cuándo tengas pensado utilizarla).

Si haces una primera extracción y sacas poca cantidad, no pasa nada porque añadas al mismo recipiente la leche que te saques en un intento posterior. Pero ten en cuenta que deberás seguir las recomendaciones de conservación guiándote por la hora de la primera extracción. Es decir, que si juntas leche de las 10 de la mañana, de las 13.00 h y de las 15.00 h, en la etiqueta deberás poner las 10.00 horas.

Para descongelar la leche, coloca el recipiente bajo el chorro de agua fría y ve dejando que el agua salga más caliente, hasta que la leche alcance la temperatura ambiente. También puedes descongelarla al baño maría. Eso sí, no dejes que la leche hierva ni la calientes en el microondas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando tú o la persona que se quede con tu hijo le dé tu leche, es conveniente que llene el recipiente elegido (biberón, vaso, jeringa) con pequeñas cantidades (50-60 ml) y que después lo vuelva a rellenar, de modo que la totalidad de la leche no entre en contacto con la saliva del bebé. Así podrás guardar las cantidades que el bebé no haya tomado para la siguiente toma. La leche descongelada la puedes mantener en la nevera 24 horas, pero no volver a congelarla.

Temperaturas y tiempo de almacenaje de la leche

Calostro
Se segrega en muy poca cantidad. Se mantiene a temperatura ambiente (de 27 a 32 ºC) de 12 a 24 horas.

Leche madura
A 15 ºC, 24 horas.
A 19-22 ºC, 10 horas.
A 25 ºC, 4 a 8 horas.
Refrigerada, en la nevera, entre 0 y 4 ºC, de 5 a 8 días.
Congelada: En un congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas. En un congelador tipo combi: 3-4 meses. En arcón con temperatura constante de -19 ºC: 6 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo