Casos en los que no se recomienda dar el pecho

Aunque la lactancia materna es la mejor alimentación que puede recibir un bebé, hay ciertos casos en los que es más beneficioso prescindir de ella.

Uno de ellos es la galactosemia, una incapacidad congénita del bebé para digerir el azúcar de la leche que se va acumulando en su organismo y de no intervenir podría producirle graves daños. Tampoco conviene amamantar si la madre padece tuberculosis, está tomando medicamentos potencialmente peligrosos para el niño o padece un herpes simple en el pecho o en sus alrededores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo