Consigue que tu hijo coma con cuchara

Logar que un niño empiece a comer con cuchara no siempre es una tarea fácil. Sin embargo, en muchas ocasiones las razones para neegarse vienen dadas por pequeños detalles fáciles de solucionar.

A continuación te sugerimos una serie de indicaciones que puedes utilizar para que tu hijo acepte comer con cuchara:

  • Que sea pequeña, de plástico, planita y de un color alegre. Pero, ojo, si lleva dibujos impresos, asegúrate de que la pintura es sin plomo (no la compres en tiendas de saldo).
  • Déjasela durante tres o cuatro días, para que se entretenga con ella como si fuera un juguete más. Así se convencerá de que ni sabe mal ni pasa nada por chuparla.
  • Una vez que se haya familiarizado con ella, empieza a usarla para darle de comer.
    No se la llenes mucho y métele sólo la punta. Si la metes demasiado, le darán arcadas.
  • Espera a que recoja el alimento con el labio superior, sácale la cuchara de la boca despacio y antes de darle otra cucharada, asegúrate de que se ha tragado la anterior.
  • Si insiste en comer solo, dale otra cuchara y, para no eternizaros delante del plato, intercala sus cucharadas con las tuyas, como si estuviérais jugando.
  • Siéntate a comer delante de él. Así entenderá que la cuchara es un objeto de uso cotidiano y estará encantado de utilizarla, para imitarte.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo