Sí, el bebé necesita beber agua

Hasta ahora no importaba que tu hijo apenas probara el agua, pero desde que come purés la necesita para que su organismo pueda funcionar bien. ¿Qué puedes hacer para que la acepte? ¿Qué otras bebidas puedes darle?

Durante sus primeros meses de vida tu hijo no ha necesitado beber agua porque las tomas de leche (materna o de fórmula) bastaban para cubrir sus necesidades hídricas. Sin embargo, ahora que ya ha cumplido su primer semestre y su dieta empieza a ser más diversificada sí es imprescindible que a diario, además de las tomas de leche, beba al menos medio litro más de líquidos (zumos, caldos de cocer las verduras...), entre los que no puede faltar el agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿AGUA DEL GRIFO O EMBOTELLADA PARA LOS MÁS PEQUEÑOS?

Gracias a ella tu pequeño mantendrá su organismo perfectamente hidratado, digerirá mejor lo que coma, se mantendrá lejos del estreñimiento, eliminará más toxinas y su piel tendrá un aspecto más “jugoso”.

Dada su edad, ya podrás darle agua del grifo sin hervirla previamente, salvo que la canalización de tu localidad no sea buena, en cuyo caso lo mejor es que le des agua embotellada (por lo general, en las poblaciones cercanas al mar el agua suele tener más calcio, magnesio y hierro y un sabor más desagradable que en las zonas del interior). Elige para él una que sea de mineralización débil, baja en sodio y en potasio, apta para el consumo infantil (lee la etiqueta).

La manera más sencilla de conseguir que tu bebé beba agua es llevando una botellita en el bolso y ofreciéndosela de vez en cuando. No pasa nada si la rechaza, el caso es que así, cuando lo necesite, podrá beber.

Es muy importante que evites darle el agua muy fría, directamente de la nevera, sobre todo si está sudando, porque el contraste brusco de temperatura podría hacer que le sentara mal, e incluso en el peor de los casos, cortarle la digestión.

ZUMOS Y CALDOS PARA EL BEBÉ

También puedes proporcionarle el aporte adicional de líquidos que necesita a base de zumos y caldos. El zumo de naranja natural tiene mucha vitamina C. Si lo mezclas con un poquito de plátano perderá su acidez y a tu hijo le gustará más. El zumo de mandarina, pera o manzana son otras buenas opciones. Si los compras embotellados, deben ser específicos para bebés.

Los caldos de cocer las verduras (sin sal) también son muy sanos para él, porque tienen minerales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LOS NIÑOS PUEDEN TOMAR INFUSIONES

Claro que puedes dar infusiones a tu bebé, sobre todo si no le gusta el agua (al fin y al cabo son agua con un poco de sabor y alguna propiedad). Pero recuerda que para que le sienten bien es fundamental que sean específicas para bebés: las hay tranquilizantes, contra los gases, para favorecer la digestión... Pregunta por ellas en la farmacia.

También puedes darle manzanilla de la que tomas tú, pero si se la haces clarita (es muy digestiva). Y por supuesto, aún no puede probar té, ni tila, ni poleo, ni café...

Publicidad - Sigue leyendo debajo