Ventajas para ti

Dar el pecho favorece tu recuperación física y mental tras el parto. Además, refuerza tu vínculo con el recién nacido y está demostrado que tendrás menos riesgo de padecer algunas enfermedades en un futuro.

Contribuye a tu recuperación física

Amamantar adelgaza. Ya sabes que si das el pecho a tu hijo no puedes hacer dieta, ya que produces al día unos 800 gramos de leche (entre el primer y el sexto mes del niño) y para ello necesitas un suplemento calórico diario de unas 500 kcal.

Pero el coste energético que ocasiona la lactancia materna supera este aporte, por lo que es muy normal que al dar el pecho pierdas peso sin proponértelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Te sube el ánimo

La lactancia materna puede ser un factor preventivo de la depresión postparto. Cuando el bebé mama del pecho, el organismo de la madre genera oxitocina y otras endorfinas, hormonas que le producen sensación de bienestar. El postparto es el periodo de mayor vulnerabilidad psíquica para una madre. Por eso la lactancia materna, una vez instaurada, es un instrumento terapéutico de gran valor, al establecer una sinergia muy fuerte entre la madre y el bebé.

Reduce problemas en el puerperio

Amamantar aumenta la secreción de los niveles de oxitocina. Esta hormona, ya citada, acelera la involución uterina para que el útero vuelva a su tamaño original y la contracción disminuye las hemorragias que pueden presentarse en esta etapa. Además, la madre que amamanta retrasa el comienzo de la ovulación normal y los ciclos menstruales (y no pierde sus depósitos de hierro).

Disminuye el riesgo de padecer cancer

Un estudio realizado por la Escuela Keck de Medicina de Los Ángeles, en EEUU, concluyó que dar el pecho, en las madres que tienen hijos pasados los 30 años, puede reducir hasta en la mitad el riesgo de contraer cáncer de mama. La explicación es que las variaciones hormonales que tienen las mujeres durante y después del embarazo cambian la composición de la mama.

La lactancia materna es también un factor de protección contra otros cánceres (ovario y útero), porque la producción de hormonas en los ovarios se interrumpe cuando se da el pecho, reduciendo los estrógenos y la progesterona.

Te salva de otras enfermedades

Según un estudio del Hospital Universitario de Malmo, en Suecia, aquellas madres que dan el pecho a sus bebés durante 13 meses o más padecen menos artritis reumatoide. También reduce las probabilidades de sufrir fracturas por osteoporosis y diabetes tipo 2. Según el periódico de la Asociación Médica Americana, la prolongación de la lactancia materna se asocia con una menor incidencia de este tipo de diabetes porque las madres lactantes tienen un mejor control de la glucosa en sangre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Afianza vuestro vínculo afectivo

Es una experiencia muy gratificante para los dos. A tu bebé, el contacto físico le ayudará a sentirse más seguro. Y tú conocerás mejor a tu hijo y podrás interpretar sus necesidades. Por ejemplo, saber si llora por hambre, porque le duele la tripita o porque necesita tus caricias.

Es la más cómoda y barata

La leche materna está siempre lista para su uso, higiénica, a la temperatura ideal para el bebé y además en las mejores condiciones de frescura. Y es que el pecho es un envase estupendo, ya que no necesita esterilización.Por otra parte, el pezón funciona como una tetina inmejorable, que se adapta perfectamente a la boquita de tu niño, no se rompe y le ayuda a no tragar mucho aire durante las tomas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo