Previene afecciones y enfermedades

La leche materna tiene un sinfín de beneficios para la salud de cualquier niño, tanto en el presente como en su futuro ya que ayuda a prevenir determinados tipos de afecciones y enfermedades.

Combate las caries

Según la Academia Americana de Pediatría, el azúcar de los alimentos es, junto a otros factores coadyuvantes (como la mala higiene), la causa de que se corroa el esmalte.

Tu leche tiene azúcar, pero es muy beneficiosa porque en ella también hay sustancias que ayudan a prevenir las caries.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además es baja en sodio y contiene hierro. Por otro lado, al poner al niño al pecho, la forma del pezón impide que la leche caiga directamente sobre los dientes (lo hace en la campanilla), para que no se almacene ahí y favorezca la aparición de las caries.

Le defiende ante las alergias

La prolongación de la lactancia materna hasta como mínimo los 4 meses de vida protege al bebé contra el asma y otros trastornos alérgicos. Según algunos expertos, en el caso de niños con una historia familiar de alergias, convendría alargar la lactancia materna hasta los 2 años. Y es que en la leche materna se han encontrado diversas sustancias que evitan la absorción de los alergenos alimenticios, según el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación.

Previene la obesidad

En la leche materna ha sido identificada una proteína llamada leptina que podría prevenir el desarrollo de la obesidad. Este descubrimiento se debe al investigador español Andreu Palou, que ha demostrado que la leptina está muy relacionada con el control de la ingesta de alimentos.

Por el momento sus ensayos sólo han sido realizados con ratas, pero ofrecen resultados muy reveladores: los animales que tomaron leptina apenas engordaron en la edad adulta, pese a alimentarse con abundantes grasas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo