Enfamil Premium 2 leche de continuación
Enfamil

La lactancia materna es la mejor opción para alimentar a tu bebé, ya que resulta muy fácil de digerir, contiene los nutrientes que su organismo necesita en la cantidad justa, y está siempre disponible para garantizar su óptimo crecimiento. Como sabes, la OMS la recomienda en exclusiva durante los primeros 6 meses, si tras esos primeros meses, por decisión propia o por indicación del pediatra quieres optar por otro tipo de lactancia, te explicamos cómo hacerlo.

Mint ImagesGetty Images

¿En qué momento empezar con la leche de continuación?

A partir de los 6 meses el intestino del bebé mejora notablemente su maduración y está preparado para admitir una dieta diversificada en la que se incluyan alimentos sólidos, aunque sin olvidar que la leche ha de seguir siendo básica en su dieta diaria.
Si coincidiendo con esta etapa o con tu reincorporación a la vida laboral, te estás planteando una lactancia mixta o pasarle a una fórmula infantil, seguramente te preguntarás qué tipo de leche dar a tu hijo ahora y cómo ofrecérsela.
Como en cualquier cambio que afecte a su alimentación, la recomendación general es que pidas consejo a tu pediatra.

Este profesional supervisará la nueva dieta del bebé, te indicará el orden de los alimentos a seguir, los plazos, las cantidades de cada uno y te hablará de las leches de continuación. Una opción nutricional, que se adapta a las necesidades del bebé desde los 6 a los 12 meses y que favorece su desarrollo.
Por definirlas de una forma práctica es un alimento de transición entre la leche materna y la de vaca.

Enfamil

Para introducir con acierto la leche de continuación en la dieta de tu hijo, recomendamos que, además de respetar las cantidades y la forma de preparación que te haya indicado el pediatra, se la ofrezcas al niño cuando esté tranquilo (sin sueño, sin ansiedad por hambre ni molestia por el pañal sucio). Que elijas un momento entre tomas (no en las comidas principales), que respetes su ritmo sin forzar (si no tiene apetito y no la quiere, déjalo para más tarde) y que pruebes con varias opciones como biberón o taza para dársela. Tras una mínima adaptación, muchos niños no tienen problema en incorporarla a su menú, pero algunos bebés alimentados a pecho no admiten bien el cambio a la tetina, aunque sí a la taza de aprendizaje. Es cuestión de probar.

Cecile LavabreGetty Images

Dale tiempo para que asimile el proceso y lo perfeccione. Cuando le des de comer, muéstrate sin nervios, ha de ser un momento normal y natural. Aprovecha para afianzar vuestro vínculo, ofrécele tu mejor sonrisa y tu cariño. ¡Todo irá genial!

¿Cómo elegir la leche para mi bebé?

La leche de continuación es un complemento a la dieta diversificada y equilibrada de tu hijo. Con el inicio de la alimentación sólida, esta leche debe aportar y garantizar una serie de nutrientes indispensables para favorecer el crecimiento y el desarrollo adecuado del niño a partir de los 6 meses, cuando sus necesidades cambian, además de favorecer el tránsito intestinal. Pero, ¿cómo es la leche adecuada para tu hijo?

Es necesario que entre sus ingredientes haya un aporte de hierro, el mineral que tu bebé necesita para activar su sistema inmunológico y favorecer su normal desarrollo cognitivo; es recomendable que contenga DHA, un tipo de Omega 3 o ácido graso esencial del que tu hijo necesita 100 mg diarios en su primer año para lograr un correcto desarrollo visual. También es necesario que le leche etapa 2 esté enriquecida con vitaminas (especialmente la D, que fortalece sus huesos y contribuye a su crecimiento, y la C, que mejora su sistema defensivo) y, por supuesto, con calcio y zinc (para sus dientes y huesos) y preferiblemente con fibra para que sus deposiciones sean suaves.

La leche de continuación Enfamil Premium 2 aporta al bebé los nutrientes necesarios para su desarrollo a partir de los 6 meses, porque ha sido formulada con todas las vitaminas requeridas para la adecuada ingesta nutricional del pequeño.

Enfamil

Si te surge alguna duda sobre la leche de continuación que dar a tu hijo, la cantidad que debe tomar según su talla y su peso, cómo compaginar este tipo de leche con la lactancia materna, cómo preparar con ella sus papillas o cualquier otra circunstancia que se te plantee en el transcurso de su alimentación diversificada recuerda consultar al pediatra.