Los pediatras valencianos recomiendan no retrasar la introducción de alimentos sólidos más de los 10 meses

Para ayudar a los padres en este nuevo proceso, pediatras valencianos han desarrollado unas recomendaciones sobre la alimentación complementaria. ¡Toma nota!

Alimentación alimentaria en bebés 
Getty Images

Los pediatras valencianos recomiendan introducir los alimentos sólidos en los bebés a los 8 o 10 meses. Así lo señalan en el documento de recomendaciones sobre la alimentación en lactantes y preescolares presentado en la jornada inaugural del Curso Académico 2018-2019 que se ha celebrado este lunes en el Colegio de Médicos de Valencia. Según el doctor Luis Blesa, presidente de la Sociedad Valenciana de Pediatría, “algunas familias tienen dudas sobre si es adecuado o no introducirlos antes de cumplir el año por miedo a los atragantamientos, o por las mayores dificultades en conseguirlo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Retrasar el momento de introducir estos alimentos en la dieta de los bebés puede suponer problemas “ya que no les acostumbramos a comer diferentes texturas y sabores, y eso puede hacer que en un futuro nos cueste que coma ciertos alimentos importantes para su nutrición, como las frutas o las verduras” afirma Blesa. Por ello, aconseja “que a partir de los 6-8 meses se le ofrezcan alimentos grumosos o aplastados con el tenedor, carne o pescado desmigados, fruta pelada y otros alimentos blandos que puedan comer ellos mismos con las manos, y después chafados o en trocitos. Después se darán sus primeros alimentos más sólidos: tortilla, jamón york, queso, arroz, pasta...Y en todo caso, conviene no retrasarlo más de los 8 o 10 meses”.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y a partir de este momento empezar a complementar la alimentación para satisfacer las necesidades nutricionales del lactante más mayor. Pero “el hecho de que el bebé empiece a tomar ya nuevos alimentos no es sinónimo de que haya que retirarle la leche. Ya sea materna o artificial, la leche seguirá siendo unos meses más su sustento principal; los nuevos alimentos no la sustituyen, la complementan”, indica el doctor. Por otra parte, “casi todos los alimentos se pueden incluir en la dieta a partir del medio año“. Para ayudar a los padres en este nuevo proceso, la SVP ha desarrollado unas recomendaciones sobre la alimentación complementaria.

Recomendaciones sobre la alimentación complementaria de los bebés

  • A la hora de iniciar la alimentación complementaria hay que tener en cuenta las necesidades de cada bebé y respetar cuándo tiene hambre y está saciado. Cada bebé es un mundo y tiene ritmos distintos.
  • A partir de los 6 meses pueden comer casi todo tipo de alimentos, empezando por la carne, el pescado, los cereales, las frutas y las verduras. Al mismo tiempo o poco después, también hemos de introducir en su dieta los huevos y legumbres, y lácteos como el yogur y el queso fresco a partir de los 10 meses. Es recomendable comenzar a introducirlos en pequeñas dosis y en forma de puré y pasar antes de los 10 meses a texturas más sólidas.
  • No debemos introducir todos los nuevos alimentos de golpe, sino separar algunos días entre unos y otros y tener paciencia, pues es probable que al principio los bebés se muestren reticentes a los nuevos sabores y texturas.
  • A partir del sexto mes se le puede dar huevo cocido y triturado, nunca crudo. También a partir del sexto mes se puede empezar a introducir el gluten en su dieta pero poco a poco y de forma progresiva.
  • La fuente láctea básica del bebé debe ser la leche materna o la fórmula de continuación pero se le pueden dar pequeñas cantidades de la misma en yogur o queso fresco.
  • No añadir ni azúcar ni sal deben en sus comidas antes del año de edad. Tampoco la miel.
  • Evitar los embutidos, los fiambres y los precocinados como las pizzas o Nuggets, así como la bollería industrial, las golosinas y los dulces.
  • Es recomendable ofrecerle agua de vez en cuando, sobre todo en épocas de calor. A partir del año de edad debe tomar unos dos vasos de agua al día.
  • Evitar los alimentos duros o redondeados de pequeño tamaño, como frutos secos enteros, aceitunas, palomitas, caramelos, uvas, manzana o zanahoria cruda en pequeños trozos…, por el alto riesgo de atragantamiento que conllevan.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo