Problemas más comunes

Si te encuentras en una de las siguientes circunstancias, tal vez tengas dudas al iniciar la lactancia materna. Puede ser un temor infundado o puede haber una solución.

Pechos muy pequeños

No es problema. Los pechos pequeños tienen tantas glándulas productoras de leche como los grandes, sólo varía el tejido graso. La cantidad de leche que producen no depende de su tamaño, sino de la frecuencia de la succión.

Pezones planos

No son un impedimento absoluto para la lactancia materna, aunque se precisará asesoramiento (adoptar la posición “de rugby”, pinzar con los dedos una porción del pecho...) para que el bebé abarque con su boca la areola mamaria. También se pueden usar pezoneras artificiales, cortas y de silicona ultrafina.

Bebés con dificultad para succionar

A los prematuros, hipotónicos (como en el síndrome de Down) o con defectos de labio, paladar o frenillo lingual resulta más difícil amamantarlos, pero no imposible. En cada uno de estos casos se requiere una técnica especial y tal vez una intervención médica para lograr que succionen.

De cualquier modo, la madre puede extraerse la leche para que se la den de otra forma (bibe, sonda), ya que a estos pequeños la leche materna les beneficia especialmente.

Si no vas a darle el pecho...

Son muy pocos los casos en los que por razones médicas se desaconseja la lactancia materna. En éstos, y también cuando la madre no quiere dar el pecho, es preciso administrar fármacos para evitar la subida de la leche.

Los tratamientos pueden ser con hormonas o con antagonistas de la prolactina. Los primeros cada vez se emplean menos porque tienen más efectos secundarios (dolor de cabeza, retención de líquidos...) y hay que prolongarlos más tiempo (de 7 a 10 días).

En cambio, con los antagonistas de la prolactina se producen escasos efectos secundarios y el tratamiento suele durar entre 24 y 48 horas. En todo caso, se aconseja que la madre utilice un sujetador apretado las 24 horas del día o incluso que se vende los pechos con una gasa, y que aplique compresas frías en los pechos cuando note que la leche va a fluir. Nunca debe sacársela con el sacaleches o manualmente y debe evitar los estímulos sobre la mama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo