Tus pechos se llenan de leche

Aunque tus pechos comienzan a general algo de leche nada más dar a luz, esta leche no es todavía la definitiva, se trata del calostro que aportará a tu bebé recién nacido todo lo que necesita en sus primeros días. La producción de leche comienza unos días después del parto.

Tras el calostro aparece la leche de transición, más clara y de consistencia aguada, con características ya muy similares a la leche madura, que surgirá más tarde. La aparición de la leche de transición es lo que se conoce popularmente como “la subida de la leche”.

Justo entonces el tamaño de la mama aumenta, así como su temperatura y su circulación sanguínea, por lo que sentirás que los pechos se tornan duros, enrojecidos, calientes y muy sensibles al roce, incluso dolorosos. La salida de la leche se vuelve entonces más dificultosa, ya que la secreción láctea conlleva al principio una inflamación de todo el tejido mamario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Este proceso puede ser muy brusco, es decir, en cuestión de una o dos horas notas que el pecho se inflama y se endurece, o puede que suceda de manera paulatina y no te parezca tan llamativo. En cualquier caso, no dura más de 24 horas, si se alarga más debes acudir al médico.

Si el parto ha sido vaginal, la subida de la leche suele producirse entre las 48 y las 72 horas después de dar a luz. Sin embargo, en caso de cesárea suele aparecer al tercer día o incluso al quinto. Hay madres a las que les tarda en subir y en estos casos se aconseja estimular más el pecho, colocando al bebé un número mayor de veces y asegurándose de que tiene una postura correcta.

“La leche puede tardar más o menos en subir, puede ser más o menos brusca la subida, pero siempre sube”, asegura Carmen García Jiménez, matrona y profesora de cursos materno-infantiles en toda España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo