La leche es la primera causa de alergia alimentaria en niños menores de cinco años

La alergia a las proteínas de la leche suele superarse en los primeros años de vida aunque debe tratarse a tiempo.

La leche es la primera causa de alergia alimentaria en niños menores de cinco años.

Se trata de una de las causas que la población general percibe como un problema de salud importante.

El doctor Pedro Ojeda, alergólogo y secretario de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica aclara que “afortunadamente, la alergia a la leche, aunque es la primera alergia alimentaria en aparecer en los niños, suele superarse espontáneamente en los primeros años de vida. Se estima que solo el 15% de los niños alérgicos a la leche lo seguirán siendo después de los 5-6 años de edad”.
Según el informe Alergológica 2005 la alergia a los alimentos en España afecta a un 2-6% de la población.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es la quinta enfermedad en orden de frecuencia de las diagnosticadas por los alergólogos en nuestro país, después de la rinoconjuntivitis, el asma, la hipersensibilidad a los medicamentos y la urticaria/ angiodema.

En el caso concreto de la alergia a alimentos, en el conjunto de la población la leche de vaca es también la quinta causa de consulta de alergia por este tipo de reacciones con una frecuencia del 13.8%, por detrás de frutas (33%), frutos secos (26%), marisco (22%) y huevo (16%).

“La mayor parte de este tipo de alergias suele afectar fundamentalmente a la población infantil, especialmente los lactantes (0-12 meses) y primera infancia. En niños mayores de cinco años, las causas más frecuentes son por el contrario, frutas frescas, frutos secos, pescado y marisco” -explica el doctor Ojeda.

OJO CON LOS HELADOS Y LA CREMA SOLAR

Se debe prestar atención rigurosa al etiquetado de los alimentos, teniendo en cuenta que podemos encontrar el alérgeno oculto.

Las proteínas de leche de vaca se encuentran en lácteos y derivados, pero también están presentes en otros productos manufacturados como pan, fiambres, embutidos, pescados congelados, golosinas, conservas, cosméticos y medicamentos.

“Un alérgico a la leche debe evitar de forma estricta los alimentos que contengan o puedan contener las proteínas lácteas. Por supuesto, los helados y batidos contienen prácticamente todos proteínas lácteas por lo que los alérgicos a la leche los deben evitar. Además los pacientes muy sensibilizados deben tener un cuidado especial con los fotoprotectores o leches hidratantes puesto que algunas de ellas pueden contener suero lácteo. Por ello la SEAIC recomienda en cualquier caso leer detenidamente su composición”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

SINTOMATOLOGÍA MÚLTIPLE Y DIAGNÓSTICO TEMPRANO

En su mayoría, los síntomas se presentan al iniciar la lactancia artificial, generalmente después de un período prolongado de lactancia materna.

Las molestias suelen aparecer a los pocos minutos de la ingesta.

Más del 75% de los niños presenta más de un síntoma.

Las manifestaciones dermatológicas agudas (eritema, urticaria y angiodema) constituyen el cuadro más frecuente.

Vómitos y diarrea se asocian en el 30% de los casos a los síntomas cutáneos.

Con poca frecuencia y siempre de forma aguda, la parte respiratoria se inicia con edema de glotis, dificultad respiratoria y disfonía.

En este sentido, “las pistas sobre las que unos padres deben estar advertidos para sospechar una alergia a la leche es la aparición de ronchas (rojeces y habones) alrededor de la boca, o el resto del cuerpo, con la toma del biberón (o en niños más mayores con otros lácteos), generalmente en los primeros minutos de la toma.- explica el experto. La aparición de otros síntomas como vómitos o diarrea, dificultad para respirar o decaimiento claro en relación con la toma pueden ser manifestaciones de una reacción más grave. A veces, el rechazo sistemático del biberón puede ser una señal de alarma”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo