Alimentos envasados infantiles

Los tarritos son sanos, cómodos y seguros. Vigila la etiqueta y dale a tu hijo los recomendados para su edad.

Durante los primeros meses de su vida la leche materna es el alimento más completo para tu bebé, ya que le aporta todos los nutrientes que necesita. Es el momento de introducir los purés, que unas veces cocinarás tú misma y otras comprarás envasados, en tarritos.

¿CUÁNDO PUEDO DÁRSELOS?

No se los des antes de los 4 meses, porque hasta esta edad sólo puede digerir bien la leche, pero tampoco esperes más de los 6; la falta de diversificación puede ser uno de los motivos de que el niño coma mal o nunca tenga apetito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los tarritos, con ingredientes variados y preparados de diversas maneras, le aportan los nutrientes que necesita al tiempo que le acostumbran a los nuevos sabores, aromas y texturas de las comidas y le enseñan a masticar.

¿QUÉ INGREDIENTES ELEGIR?

Debes introducir los nuevos alimentos en su dieta de forma progresiva y en cantidades pequeñas. Por eso, cuando ya tome cereales sin gluten, hazle papillas de fruta y purés de verdura con un solo ingrediente y combínalos con los tarritos de inicio.

A la edad que lo aconseje el pediatra, dale los que contienen carne, huevo, pescado y legumbres. La textura de los purés debe ser cada vez más gruesa para que el pequeño aprenda a masticar.Necesitarás 8-10 tomas de cada nuevo alimento hasta que tu hijo lo acepte.

¿SON MEJORES LOS PURÉS CASEROS?

El doctor Moreno opina que “si la madre elabora el puré en casa, se asegura de la calidad de las materias primas, de cómo están cocinadas, de que no les ha añadido demasiadas grasas ni azúcares y de que se aprovechan las vitaminas".. Sin embargo, las garantías de higiene y de calidad de los tarritos son muy altas, especialmente en lo referente a aditivos, contaminantes y grasas”.

¿PUEDO ALIMENTARLE SOLO CON TARRITOS?

No es conveniente."Si la madre le da también alimentos que prepara ella misma, su hijo se acostumbrará a tener una alimentación más variada, al tiempo que educa su sentido del gusto y le enseña a masticar”, explica Moreno.

¿QUÉ DEBO VIGILAR?

Algunos de los componentes de los tarritos deben estar especialmente controlados. Son éstos:
• Sal. Los tarritos no deben contener más de 200 mg/100 Kcal por 100 g, que puede llegar a 300 mg/100 Kcal si el ingrediente principal es el queso.
• Azúcar. Los tarritos de frutas suelen llevar sacarosa o fructosa, aunque la fruta ya contiene azúcares en su estado natural.
• Proteínas. Cuando la carne o el pescado sean el ingrediente principal del tarrito, deberá constituir como mínimo un 10% del total del producto.De cualquier modo, la proteína no puede ser superior a 3 g/100 Kcal.
• Carbohidratos. La cantidad total de carbohidratos no debe ser superior a 20 g/100 ml para los purés de fruta ni mayor de 25 g/100 g para los postres y cremas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿PUEDO DÁRSELOS SI EL NIÑO TIENE ALÉRGIAS?

Durante el primer año, cuando vayas ampliando la dieta de tu hijo, es importante que observes cómo le sienta cada alimento y si alguno le da reacción alérgica (rojez en la piel, vómitos...).

La fórmula es empezar con tarritos de sólo un ingrediente y en pequeña cantidad. Si todo va bien, se aumenta la cantidad y a los dos o tres días se prueba otra fruta nueva, sola o combinada con la anterior, y así sucesivamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo