Los problemas del destete

Los mayores problemas se dan en los destetes bruscos, ¡evítalos!

Por mucho que hayas programado el destete y te sientas preparada para ello, seguramente al principio será difícil. Ningún niño come bien el primer día el biberón o la papilla. Hay que tener paciencia e insistir al día siguiente.

A veces conviene que no sea la propia madre quien le dé de comer, porque al olerle, el bebé se puede poner nervioso.

En caso de que tengas que dejar de dar el pecho de una manera inmediata, hay fármacos que facilitan el corte en la producción de leche.

Tu ginecólogo te dirá cuál es la mejor solución para el destete. Los problemas más comunes son, además de posibles molestias digestivas en el bebé, la ingurgitación y la mastitis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo